Los infectados no pueden subirse a un avión para atenderse en Capital y Aerolíneas los demandará penalmente. La “solidaridad” de los gobernadores.

Por el avance del coronavirus en el interior del país comenzó a generarse una zozobra que no distingue clases sociales: qué hacer en aquellas localidades donde se están saturando las camas.

Hay provincias que tienen sus sistemas de salud al límite como Tucumán, Neuquén, Río Negro y Santa Fe. Se viven escenas dramáticas en algunas ciudades, como en Río Cuarto, en donde la gente con plata anda con 10 mil pesos en el bolsillo por temor a no poder conseguir cama si se contagian.

Pero incluso la gente que no tiene problemas de dinero se empezó a dar cuenta que esta vez la plata no va a servir de nada si se contagian de coronavirus y el lugar en donde viven no dispone de atención ni pública ni privada.

En el Gobierno explicaron a LPO que nadie se puede movilizar si tiene coronavirus, puesto que el permiso de circulación de la plataforma Cuidar lo identificaría como persona contagiada que tiene que hacer cuarentena.

De hecho Aerolíneas Argentinas anunció este martes que denunciará penalmente a los pasajeros que intenten evadir los controles sanitarios, fraguar documentación o se presenten a volar siendo positivos de COVID – 19. La línea aérea informó además que podrá imponer sanciones de hasta 5 años para volar en vuelos de la compañía.

“Tampoco un positivo de covid debería poder tomar un chárter privado porque si se moviliza de su hogar no estaría cumpliendo su declaración jurada del Cuidar”, indicaron a este medio en el Ejecutivo.

La migración de enfermos de covid de una provincia a la otra depende de la buena predisposición de los gobernadores, ya que la nación no puede obligar a que reciban pacientes contagiados, explicaron a LPO en el Gobierno.

Desde hace meses los gobernadores vienen conversando de la “solidaridad” entre provincias y de hecho han intercambiado insumos, personal médico y hasta pacientes en vuelos sanitarios. Cuando estaba sin contagios, Córdoba ayudó a Chaco y Jujuy, por ejemplo, y la provincia que gobierna Jorge Capitanich envió ayuda a Jujuy cuando salió de su etapa crítica.

Como sucede siempre, la clase política tiene un comodín. Federico Bodgan, el intendente de la localidad entrerriana de Gualeguay, estaba muy grave de coronavirus y fue trasladado al hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires, en donde bienaventuradamente comenzó a presentar una leve mejoría. No es el único político que logró que lo trasladaran a una clínica porteña.

LPO

Leave A Reply