Pasó en Rojas. Los agresores, que también amenazaron de muerte al dueño, fueron detenidos en Junín tras una tensa persecución.

La escena, captada por una cámara de seguridad, bien podría ser parte de una película de ciencia ficción o de una nueva versión de la película “Un día de furia”. Pero ocurrió en una concesionaria de autos en Rojas, provincia de Buenos Aires, y paralizó a todos los que trabajaban en el lugar. Un hombre ingresa al local con un hacha, destroza un auto, una oficina, amenaza de muerte al dueño y se marcha.

Fueron tres hombres oriundos de Junín los que llegaron a la concesionaria CELA, ubicada en Alem al 500, para intentar cerrar una operación, pero no se pusieron de acuerdo con el dueño y se retiraron furiosos

Pasaron apenas 35 segundos desde que uno de los atacantes ingresó raudamente al local con un hacha en sus manos y destrozó un Audi que se exhibía en el centro del lugar, hasta que volvió a subirse al Chevrolet Corsa que lo esperaba en la puerta para huir. 

En ese lapso, que fue una eternidad para los empleados, rompió ese auto de alta gama, atacó una oficina y amenazó de muerte al dueño.

El dueño de la concesionaria realizó la denuncia y fue personal del destacamento de Agustín Roca el que identificó a los agresores, que fueron detenidos después de una tensa persecución en el peaje rumbo a Junín.

Según informó el medio local Democracia, “uno de los agresores tenía prisión domiciliaria”.

También precisaron que al momento de la detención hubo un intento de resistencia por parte de los agresores, y dos de los policías sufrieron lesiones.

“Cuando lo vi bajar con el hacha no supe qué hacer, jamás me esperé algo así, le dije para a arreglar y no me escucharon, dañando ventanas, televisores, entre otras cosas el auto”, dijo Guillermo Cela, titular de la concesionaria, en diálogo con Radio Criterio (FM 88.1).

Con información de Clarín

Comments are closed.