Les propongo realizar un ejercicio que consiste en tratar de imaginar a nuestra ciudad en el año 2050. 

Hoy nos parecerá que falta todavía una eternidad, pero el tiempo pasa muy rápidamente. 

La tarea implica pensar el lugar donde vivimos, que es lo que imaginamos en el plano social, productivo, cultural, de infraestructura, etc. 

El mundo que conocíamos difícilmente vuelva. Los cambios se producen de manera veloz y la pandemia los ha acelerado. 

En los próximos años, los gobiernos locales deberán afrontar de manera directa, la responsabilidad de gerenciar la salud, la educación, la construcción de viviendas para determinados sectores, la promoción de proyectos productivos de desarrollo local enfocados a mercados internos y externos, la generación de infraestructura local para potenciar las ventajas competitivas y lograr el establecimiento de empresas y por ende un mejor posicionamiento en el sistema competitivo en el que están insertos. 

Sumado a las actividades tradicionales y rutinarias que siempre ha desarrollado el gobierno municipal tal como alumbrar, recolección de residuos, mantener espacios públicos. 

En el corto plazo deberíamos poner el foco en áreas sensibles tal como la Planta de Tratamiento de Residuos (basurero municipal), Obras Sanitarias, Salud, Infraestructura de Tránsito, Seguridad, Actividad comercial y productiva, Infraestructura energética, entre tantos otros temas que hacen a la calidad de vida de los vecinos. 

Dejo expresamente aparte el tema de viviendas. Hoy tenemos un acampe en plena Plaza Merced reclamando soluciones habitacionales. En las últimas dos décadas Pergamino no ha tenido ni la más mínima intención de realizar viviendas sociales. 

Plan Estratégico 

Para lograr esos objetivos, se debe realizar una formulación correcta de una estrategia que  comienza con la visión del futuro. Ese proceso consiste en mirar hacia atrás, remarcar lo que tuvimos, lo que tenemos e identificar las rutas críticas hacia el futuro. 

Los planes integrales de una cuidad, la construyen un conjunto de actores siendo el Municipio el más importante y protagónico, pero no el único. En esa construcción también intervienen las empresas, las entidades intermedias, las instituciones políticas, la Universidad y otros actores sociales que conforman el tejido socio económico y cultural de la ciudad. 

Hace unos años Pergamino era considerada la Perla del Norte, con una importante estructura en lo económico, político, social, cultural. 

¿Alguien planeó en los años 50 que llegaríamos a la década del 70 como la Perla del Norte? 

En los tiempos que corren ya no tenemos margen para no realizar un plan y no tomar medidas necesarias para anticipar esos cambios de escenarios. 

Pero hay un detalle que no es menor y que atenta en contra de lo anunciado. Como sociedad somos los campeones de la imprevisión y de la improvisación. Nunca somos capaces de anticipar ningún hecho. En lenguaje de cancha, siempre corremos detrás de la pelota. 


por Pedro Rossi | Director de Puntos de Vista | pedrorossi@live.com.ar

Comments are closed.