“Continúa la venezualización de Argentina”, posteó el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Brasil.

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro, cuestionó el congelamiento de tarifas de las telecomunicaciones y lo consideró parte de una “venezuelanización” de Argentina que ahuyentará inversiones.

El cruce, que por ahora no tuvo respuesta oficial, llegó en la semana en la que Scioli estuvo reunido en el Palacio del Planalto de Brasilia on Jair Bolsonaro, para organizar el primer encuentro bilateral en la declaración de los 35 años de la firma de la Declaración de Iguazú, sellada por los ex presidentes José Sarney y Raúl Alfonsín.

Scioli exhibió fotos junto al líder brasileño, algunas de ellas sospechadas por fake news. Y este viernes el canciller Ernesto Araújo ofreció un almuerzo en el Palacio de Itamaraty al ex gobernador. “Con Scioli -escribió Araújo en sus redes- acordamos plenamente en un abordaje constructivo de las relaciones enfocado en el aumento de comercio, negociaciones externas del Mercosur, cooperación en energía, infraestructura, seguridad y tecnología”.  

Pero Bolsonaro hijo, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, volvió a marcar distancia. “Y continúa la venezualización de Argentina”, tituló su posteo en twitter, en respuesta al anuncio de Fernández. “La Argentina de Fernández y Kirchner está tomando medidas similares a la Venezuela de Chávez y Maduro”.

Y dedicó un hilo a explicar las razones de su repudio. “En un primer momento, la población más humilde, inconsciente de que la libertad es vital para una economía sana, aplaude el congelamiento de precios y la disponibilidad de servicios ‘gratis’ – entre comillas porque siempre hay alguien que paga y tú eres el pagador de impuestos”.

“Pero en un segundo momento, las empresas huyen del país, al fin y al cabo, nadie invertirá su dinero donde haya riesgo, según el ánimo del presidente, de que al día siguiente su empresa sea prácticamente confiscada por el Estado. Entonces los problemas entran en un círculo vicioso”, remató el discípulo del gurú estadounidense Steve Bannon, detenido esta semana.  

Según el diputado, abogado y escribiente de la Policía Federal, al principio la población está a favor de la medida “pero en un segundo momento las empresas escapan del país porque nadie va a invertir donde corre riesgo, dependiendo del humor del Presidente, de tener de un día para el otro su empresa prácticamente confiscada por el Estado”.

Durante sus encuentros en Brasilia, Scioli reclamó por un mayor flujo comercial y apertura para productos de las economías regionales argentinas que permita equilibrar la balanza binacional. Luego de ser el principal socio comercial de Argentina durante casi dos décadas, durante la pandemia, Brasil dejó desde hace tres meses ese puesto a China, que a la vez es el principal comprador de Brasil desde 2009. Y el canciller había pautado una serie de entrevistas a esta semana. 


La Política Online

Leave A Reply