Mientras el Gobierno negocia los nuevos Precios Máximos, el problema se sitúa en los productos por fuera de los planes oficiales.

Mientras el Gobierno prepara una autorización de subas en Precios Máximos, los incrementos en los productos “no congelados” son numerosos y oscilan entre el 5% y 15% en varios rubros.

Hoy, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, expresó a Radio con Vos: “Estamos analizando una posible segunda etapa del deslizamiento, que tiene que ver con un requerimiento en función de variaciones de costos y abastecimiento de las empresas. Tenemos en cuenta con lo que pasa con los bolsillos”. Agregó que debe existir “un equilibrio entre variaciones de costos y cuál es la necesidad que tienen los hogares argentinos en función de sus ingresos, en gran parte sostenidos a través del IFE y ATP”.

BAE Negocios anticipó el pasado 23 de septiembre, según diversas fuentes privadas, que Precios Máximos tendrá al menos un aumento del 3% promedio. Sin embargo, voces del supermercadismo dan cuenta de que en este momento, hay remarcaciones que trepan al 15% por fuera de los programas gubernamentales.

Fuentes de la cámaras supermercadistas CAS, FASA, CADAM y la Confederación General Almacenera coinciden en que han recibido listas nuevas con estas variaciones: aceites 7% y derivados 15%; harina 5%; fiambres 15%; vinos 12%, cervezas 15%, lácteos 5%, especies 8%. En todos los casos, son productos no incluidos en los planes oficiales, ya sea de empresas que participan o no.

Diversas empresas del sector alimenticio expresaron que en los próximos 15 días, el Gobierno dará a conocer los aumentos autorizados para el plan Precios Máximos hasta fines de octubre, y que rondarán el 3% promedio (similares a lo otorgado en julio), muy lejos del 20% reclamado por las firmas. Varias fuentes del sector alimenticio aseguraron a BAE Negocios que luego de más de 15 reuniones con compañías del rubro, la posición del Ministerio de Desarrollo Productivo es unánime: ajustes “menores” y “similares” a los autorizados en julio (3% promedio).

Cabe reseñar que las alimenticias pretenden una suba del 20% por el incremento de sus costos, pero el Gobierno no consentirá remarcaciones importantes, en una contexto de fuerte derrumbe en el consumo y un crecimiento en el nivel del desempleo, que alcanzó el 13,1%.

“A todas las empresas les adelantaron la misma información durante las más de quince reuniones que tuvieron”, dijeron las fuentes al tanto de las negociaciones. A fines de agosto, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, había asegurado a las principales empresas alimenticias que se prorrogaba el plan de Precios Máximos, con subas moderadas.


BAE

Comments are closed.