La provincia se acercó a los 85 mil infectados mientras la ciudad de Rosario registró un nuevo récord con 1.375 positivos y 49 fallecidos.

El aumento de la curva de contagios de covid-19 en Santa Fe continúa su tendencia sostenida; durante la última jornada, la cantidad de infectados quintuplicaron a los de Ciudad de Buenos Aires consolidando al distrito como el nuevo epicentro de la pandemia, reconocen en el Ministerio de Salud de la provincia.

Este martes, se informó un total de 2.928 nuevos confirmados de los cuales, la ciudad de Rosario se registró un nuevo récord con 1.375 caso, mientras en la ciudad capital se detectaron 249, en Rafaela 122 y Venado Tuerto 113 sumando 3.620 positivos en una población de 80 mil habitantes.

Si bien en el gobierno argumentan que el aumento de contagios se debe a la multiplicación de testeos que permite un rápido aislamiento que permitirá interrumpir la transmisión del virus, los expertos que asesoran al Ministerio de Salud reclamaron que se tomen medidas más efectivas para contener la expansión del virus.

Sin embargo, el mismo día que se conocían los nuevos récord, en Santa Fe se retomaron las clases presenciales en 56 establecimientos educativos de áreas rurales y comunas del centro norte provincial donde no se detectó circulación comunitaria, mientras las áreas metropolitanas continúan ostentando una incidencia de contagios preocupante.

El grupo de  infectólogos que asesora al gobernador Perotti alertó sobre la duplicación de casos en plazos cada vez más cortos. Tal como lo vaticinaran semanas atrás, en diálogo con LPO, muchos de ellos advierten que la flexibilización de actividades hará inevitable una proliferación de hisopados positivos.

“No es posible hablar hoy de un achatamiento de la curva cuando ni siquiera vemos cerca el pico”, resume un especialista a este portal.

La masividad de contagios en la capital santafesina llevó incluso al aislamiento preventivo del alcalde socialista, Emilio Jatón. El intendente confirmó que su esposa fue diagnosticada con coronavirus y ahora se aguarda la confirmación definitiva de sus análisis. Jatón llevará adelante sus tareas de manera remota, en un municipio donde varios funcionarios de segunda línea también sufrieron el contagio.

Párrafo aparte, la situación actual vuelve a complicar la capacidad de internación del sistema sanitario y la provincia decidió sumar cinco plazas intensivas en el Hospital Cullen de la capital santafesina.

Por su parte, en Rosario la ocupación de camas críticas en hospitales públicos permanece cercana al 90%, la mitad de ellos con pacientes COVID-19. La gran ciudad del sur, con más de 40.000 casos desde marzo, hoy también alcanzó otro lamentable récord al registrar un total de 49 víctimas fatales, el número más alto desde el comienzo de la pandemia. 

La Política Online

Leave A Reply