La provincia vuelve a debatir la “Pirotecnia Cero” y avanza un proyecto en la Legislatura

La Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires aprobó un proyecto que prohíbe el uso de “artículos de pirotécnica de alto impacto sonoro” en todo el territorio bonaerense para proteger la salud de la población.

La iniciativa fue aprobada esta tarde por unanimidad y girada a la Cámara baja para su sanción. Durante el debate en la comisión de Legislación General del Senado bonaerense se oyó a Ian Galo Lescano, un niño que tiene el síndrome del espectro autista, un influencer de 9 años que expresó que “está ley está buenísima porque la pirotecnia puede ser muy dañina para nosotros. También queremos la ley a nivel nacional pero hay que ir pasito a pasito”.

El proyecto de “pirotécnica cero” excluye de la prohibición a los “artificios de uso práctico” que se emplean en ferrocarriles, en transportes terrestres y aéreos, en sectores agropecuarios o industriales, en la navegación marítima y fluvial, y en las fuerzas de seguridad, y también los que se manipulan en casos de localización de personas, sistemas de seguridad, detección de incendios y emergencias, entre otros.

En el artículo 3 se prohíbe la “comercialización, la venta al público mayorista o minorista, la venta ambulante en la vía pública y el uso particular de artificios pirotécnicos y de cohetería de uso recreativo de alto impacto sonoro, cualquiera fuera su característica y naturaleza, como así también los denominados globos aerostáticos de pirotecnia”.

Además, también introduce una regulación para los actos oficiales al prohibir “la adquisición y uso por parte del sector público provincial, de todo artificio pirotécnico o de cohetería, sea de bajo o alto impacto sonoro, en los eventos y/o espectáculos que organice”.

El proyecto aprobado en la cámara alta provincial establece “multas de entre cinco y cincuenta haberes mensuales de Agentes de Seguridad (Agrupamiento Comando) de la Policía de la provincia de Buenos Aires” para las personas físicas y clausuras de entre cinco a diez días a los comerciantes que vendan “en forma mayorista o minorista” artificios o cohetería.

El dinero recaudado irá para campañas de concientización y capacitaciones para el personal de control. (DIB)