El ministro dijo que muchas familias no firmaron la salida voluntaria porque los delegados le escondieron la propuesta.

Tras el desalojo forzoso del jueves, el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, volvió hoy a Guernica y reactivó el contacto con algunos vecinos que, aseguró, no firmaron los acuerdos de salida voluntarios porque los propios delegados de la toma los engañaron respecto del contenido de la propuesta oficial o directamente no se las informaron.

“Ahora en Guernica, Presidente Perón, seguimos asistiendo a las familias. Muchas nos manifiestan que no habían tenido acceso a las propuestas del Estado por parte de los interlocutores que las representaban”, escribió el propio Larroque en su cuenta de Twitter. Agregó que “En otros casos las indujeron a no firmar ningún tipo de acuerdo aduciendo que la propuesta del Estado era falsa”.

De ese modo, el ministro de Axel Kicillof, que comandó las negociaciones que dieron por resultado que 732 familias dejaran el predio por propia voluntad, volvió a poner el acento en las organizaciones políticas que, según el gobierno, buscaron desde un principio que la situación no se destrabe. En ese punto, esta vez Larroque apuntó con dureza contra el Polo Obrero.

“El Polo Obrero tiene como terminal el Círculo Rojo y actúan como ala izquierda de ciertos factores de poder”, subrayó Larroque. “Yo inscribo esto que ocurrió en todo el proceso de desgaste y desestabilización que se está planteando contra el Gobierno nacional y el de la Provincia”, consideró el ministro, que además es secretario general de La Cámpora.

En ese marco, Larrque responsabilizó al Polo Obrero por la “situación muy penosa” ante el hecho de haber sido necesario el uso de la fuerza para desalojar los terrenos de Guernica y los definió como “el grupo más duro” de todos los que actuaron en el lugar como intermediadores entre las personas que llegaron allí producto de carencias irresueltas y el Estado.

“La representación de la toma estaba integrada por una mesa de ocho organizaciones y no todas pensaban igual. Algunas, incluso, no eran contempladas en esa mesa, pero también estaban interviniendo lateralmente y, además había un grupo de delegados y delegadas. Puse una oficina móvil y en un momento quisieron prenderle fuego”, describió el ministro, en una entrevista con la agencia Telam.

Por otra parte, Larroque indicó que el gobierno ahora busca contactar a las personas que no firmaron acuerdos para avanzar con soluciones al menos parciales y temporarias a sus necesidades.

Respecto de la gente que acordó, Larroque dijo que “muchos se ubicaron en su vivienda de origen, otros en la casa de un familiar de manera transitoria. A muchos les ofrecimos mejoras habitacionales o alguna asistencia en el caso de los que alquilaban para poder abonar temporalmente los alquileres”.

DIB

Leave A Reply