El diputado cuenta con un sondeo de Aresco con altos niveles de conocimiento. En Cambiemos hablan de una ‘la toma fantasma’ a la tarde el predio queda vacío.

Con 74 puntos de nivel de conocimiento y una imagen positiva del 46%, Cristian Ritondo está decidido a empezar a construir un camino para ser el candidato de la oposición y disputar la gobernación bonaerense.

El jefe de los diputados de Cambiemos en el Congreso hará su primera acción en ese camino llevando a los diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y a los legisladores provinciales a visitar la toma del predio de Guernica.

Una encuesta que encargó el diputado arroja buenos números. El 51% de los bonaerenses destaca como positiva su gestión al frente del ministerio de Seguridad. Incluso lo vinculan más con ese cargo que con su banca de diputado.

En comparación con otros dirigentes de Cambiemos, Ritondo aparece en la cima con el 18%. Más abajo están Gustavo Posse (17%), Emilio Monzó (10%) y Jorge Macri (8%).

La visita al predio usurpado en Guernica será esta semana -posiblemente el miércoles- antes del desalojo que podría ocurrir este jueves o viernes (aunque el gobierno tiene margen para dilatarlo). La toma del predio de unas 100 hectáreas en esa localidad de Presidente Perón es la más impactante de las usurpaciones que ocurrieron durante la cuarentena.

Desde Cambiemos califican a esa usurpación como “la toma fantasma”, porque durante la tarde el predio queda completamente vacío. Desde la oposición explican que los movimientos sociales buscan aprovecharse de los más humildes y llevan gente a la mañana y a partir de las 18 se van todos y el predio queda vacío. “Evidentemente existe una especulación inmobiliaria detrás de la usurpación”, aseguran.

Se sabe que Alex Campbell y Daniel Lipovetzky estarán entre los diputados de la provincia que recorrerán el predio. En tanto, entre los legisladores provinciales trascendió que había alguna resistencia por parte del radicalismo.

El gobierno de Axel Kicillof entra esta semana en un deadline cada vez más tenso para desalojar el predio. El jueves es la fecha límite para cumplir con la orden judicial de desalojar el terreno de unas 100 hectáreas.

Por lo pronto -y quizás con la idea de estirar aún más los plazos- el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, aseguró que no podrá cumplir al menos hasta fin de mes con la orden de desalojo por falta de recursos.

“No puedo encontrar cuatro cuatriciclos que funcionen. No tengo un colectivo para trasladar a la policía”, dijo Berni en declaraciones televisivas y argumentó, además, que necesita al menos 3000 hombres para hacer cumplir con la orden judicial y que el impacto por el coronavirus se siente entre la fuerza.

Mientras tanto, Andrés Larroque negocia la salida de familias del predio y enfrenta a un sector radicalizado y controlado por grupos de izquierda. La semana pasada, el ministro de Desarrollo de la Comunidad dejó en claro que esos grupos son un obstáculo para negociar la salida de los ocupantes.

“Estamos lidiando con un sector que, lamentablemente, politiza el conflicto y piensa más en sus intereses que en la situación de las familias que están en el lugar”, dijo.

Por primera vez el gobierno de la provincia identifica a esos grupos los que Larroque referenció con el Polo Obrero y Libres del Sur, el Movimiento Teresa Rodríguez, el Frente de Organizaciones en Lucha y el MULS.

“Trasladaron de manera imprudente una especie de estudiantina universitaria de Centro de Estudiantes de la UBA a este lugar y acá hay necesidades muy concretas”, dijo el ministro de Desarrollo de la Comunidad, que se instaló en un trailer dentro de la toma.

LPO

Comments are closed.