El titular de la Ctep defiende las tomas de tierras y ya molesta a la Rosada, los intendentes y a La Cámpora.

En el Gobierno nacional están preocupados por el rol que adquirió Juan Grabois en el área de vivienda y creen que el tema de la ocupación de tierras dejó de manifiesto que María Eugenia Bielsa tiene problemas para encuadrarlo.

El tema de las tomas escaló a nivel nacional luego de que el titular de la Ctep corriera por izquierda a todo el Gobierno nacional y también al bonaerense. El dirigente social cercano al Papa comparó a Axel Kicillof con Rudy Giuliani, el ex alcalde de Nueva York conocido por su tolerancia cero contra el crimen y dijo que “la falta de viviendas no se resuelve con balas”.

Luego de que Sergio Berni cruzara a Fernando “Chino” Navarro, uno de los líderes del Movimiento Evita, por la toma de terrenos en el Conurbano, a Grabois le molestó que la postura del ministro de Seguridad fuera defendida no sólo por Alberto Fernández sino por otros sectores del peronismo considerados “progresistas”.

La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, el propio Kicillof y los intendentes defendieron la postura de Berni y no ocultaron su malestar con el Evita, señalado como uno de los movimientos que promueve la toma de tierras. Incluso Andrés Larroque, de La Cámpora, dijo en TN que “la toma no puede ser una solución para el problema habitacional”.

Grabois no se quedó callado y este viernes publicó una carta en su Facebook titulada “Odio las tomas” en la que volvió a defender la toma de tierras. El líder de la Ctep dijo que “ocupar no es usurpar” y aseveró que “la tierra debería estar gratuitamente al alcance de todo el que la necesite” porque es “un bien de la naturaleza”. Y se encargó de pegarles a los funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

Las atribuciones que se da Grabois para definir la línea que debería tomar el peronismo en el área de Vivienda no son sólo discursivas: tiene el control total de la Secretaria de Integración Socio-Urbana del ministerio que conduce Bielsa. Allí ubicó a Fernanda Miño y Fernanda García Monticelli, del Movimiento de Trabajadores Excluidos, MTE.

Estas dos dirigentes trabajaron en la elaboración del la ley del Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (Renabap), aprobada durante el macrismo. Como anticipó LPO, ese registro es el puntapié un ambicioso proyecto para urbanizar todas las villas de la Ciudad y el Conurbano bonaerense que llevan adelante Grabois junto a Máximo Kirchner.

En el Ministerio de Vivienda, sin embargo, niegan que Grabois tenga incidencia en el ministerio. De Miño, en tanto aseguran que “milita en una organización de base junto a otras organizaciones de las que forma parte Grabois”.

Leave A Reply

Atlantisbahis - timebet -
Ultrabet
-

Betkanyon

- Megapari - Baymavi