Perotti se despegó de Larreta y aplazó el retorno de las clases presenciales

A partir de este lunes, volvió a regir las restricciones que dispuso Omar Perotti previo a los nueve días de cuarentena ordenada por el gobierno nacional: “no contamos con la estructura de provincias como Córdoba o la ciudad de Buenos Aires, y tenemos que adecuarnos a nuestra realidad”, sostuvo el santafesino para explicar porqué no vuelven las clases presenciales. 

Por este tema, Perotti generó malestar en la coalición oficialista la semana pasada, luego de que siguiera la línea del alcalde bonaerense al suspender totalmente las clases durante los tres días hábiles de la semana pasada. Un gesto que no cayó bien en Casa Rosada, menos aún por ser un desplante que se sumó al cuestionamiento anterior a Alberto Fernández por las medidas de restricción a las exportaciones de carne.

Aquel cierre total de escuelas también le había generado rispideces con el arco opositor local, dado que Perotti acusó a la Legislatura de no tratarle la ley de conectividad.

Tal fue la repercusión de aquella declaración que, incluso, se rumoreó de una posible ruptura con los legisladores oficialistas indirectamente golpeados por las acusaciones. Un saldo que hubiese sido caro para un mandatario que trabaja en recuperar el control de sus piezas en el ámbito legislativo.

Pero aquellos rumores finalmente se disiparon esta semana, cuando los diputados peronistas lograron mantenerle firme uno de los dos vetos impuestos a las leyes “anti-Saín” que el socialismo intentó bajar.

“Creo profundamente en la educación pero el tema sanitario hoy se impone”, explicó Perotti sobre las nuevas restricciones, en un tono mucho más albertista. Luego advirtió: “No es la educación que queremos y nos preparamos para alcanzar mayor presencialidad”.

Las medidas regirán hasta el viernes 4 de junio inclusive, e incluyen restricciones de circulación vehicular y el cierre de clubes, iglesias, gimnasios y centros culturales.

También establece límites para la apertura de comercios y locales gastronómicos, donde se priorizará la modalidad de atención a distancia y ‘take away’.

Para mitigar los efectos de estas restricciones, Perotti anunció el desembolso de “1.400 millones en asistencia directa y 1.600 millones destinado a lo impositivo”, además de la continuidad de “tarifas adecuadas” de luz y agua. También se abrirán programas destinados a “clubes y sectores de la cultura”.

La provincia de Santa Fe se encuentra en estado de estrés sanitario, con el 97 por ciento de las camas críticas ocupadas. “Hay que bajar la tasa de contagios, y eso se logra cumpliendo los protocolos dispuestos y bajando el nivel de socialización”, advirtió la ministra de Salud, Sonia Martorano. 

LPO