Presionado por los contagios récord en Rosario, el gobernador dispuso que el retroceso de fase continúe por una semana más.

Luego de una jornada pico en la curva de contagios y con casi 25.000 pacientes desde el comienzo de la pandemia, el sur provincial seguirá con actividades mermadas en cinco departamentos. Tras dos semanas de aislamiento obligatorio y restricción de tareas, los números demuestran que las medidas no lograron un mejoramiento de la situación e incluso han mostrado un crecimiento exponencial de pacientes.

Solamente este viernes, el Ministerio de Salud provincial anunció 1.348 nuevos casos, 157 en el área metropolitana de la capital y 710 en Rosario. Por ese motivo y luego de consensuarlo con los ministros y el intendente rosarino, Pablo Javkin, así como otros representantes municipales de cinco departamentos del sur, Perotti decidió ampliar la cuarentena. “No es lo que queremos, es lo que debemos hacer en este momento”, se lamentaba ayer un funcionario de alto rango de Economía.

Ante el riesgo de enfriar aun más la escasa productividad de muchos sectores, Perotti anunció un paquete de estímulos fiscales a pymes y comercios. Durante toda la semana, en las ciudades más pobladas de la provincia se produjeron protestas por parte de emprendedores y titulares de comercios ante las limitaciones, en especial en el Gran Santa Fe y Rosario.

Perotti analizó hasta última hora la disyuntiva entre la reactivación económica y el cuidado de la salud. “Les vuelvo a pedir responsabilidad para los próximos siete días a todos los santafesinos que, en su gran mayoría, han cumplido con las normas”, afirmó en conferencia de prensa. La gran preocupación continúa siendo el elevado nivel de ocupación de camas críticas: en el Gran Rosario solamente quedan 19 camas libres de terapia intensiva en el sistema público.

“Estamos con una gran tasa de contagios en la provincia y sobre todo en Rosario, por encima de los niveles deseados”, admitió el Gobernador, que también reconoció el colapso del sistema telefónico del 0800 ante la altísima demanda. “La evolución de casos es visible. En estos 14 días hemos logrado un salto importante en la cantidad de testeos, duplicando los hisopados e incluso contaremos con test rápidos ya autorizados por ANMAT”, anunció.

Para mantener las restricciones, el aval de los senadores departamentales en una región que engloba casi el 75 por ciento de los casos de coronavirus en la provincia fue fundamental, al igual que el consenso logrado con los intendentes. Desde el entorno del gobernador reconocieron que luego de la reunión sostenida con el comité de expertos el pasado jueves, Perotti comunicó a los legisladores la gravedad de la situación sanitaria; todos coincidieron en respaldarlo e incluso lo acompañaron durante el anuncio.

Sin embargo, varios intendentes, como el socialista Emilio Jatón de la capital provincial, se encargaron de transmitirle a Perotti los reclamos de sus ciudades. Jatón logró que Perotti aceptara permitir la atención en peluquerías y centros de estética, con modalidad de turnos y a la mitad de ocupación. Pero el reclamo se extiende a la mayoría de las actividades.

Como gesto hacia ellos, Perotti dispuso la postergación de tributos provinciales e inclusive dejó abierta la puerta a retrotraer el costo de servicios como agua y electricidad. Además, adelantó que habrá otorgamiento de créditos a tasas subsidiadas por parte del ente financiero con el que opera la provincia de Santa Fe.


LA POLÍTICA ONLINE

Comments are closed.