El mendocino De Marchi dice que le corresponde reemplazar a Alvaro Gozmález, pero Cornejo resiste. El miércoles es el último plazo para definir.

La definición de las nuevas autoridades en la Cámara de Diputados de la Nación viene profundizando la interna en Cambiemos que no logra acordar un nombre para la vicepresidencia, que actualmente ocupa Alvaro González, un hombre de Horacio Rodríguez Larreta.

Los nuevos nombres se votarán el miércoles, pero las diferencias crecen en la alianza opositora y amenazan con llevar la discusión a un punto donde se llegue a reediscutir todas las autoridades que corresponden a Cambiemos, incluso la jefatura del interbloque, aunque ese cargo fue votado por dos años y Mario Negri asegura que es imposible que ahora se analice su reemplazo.

El problema surgió a partir de un acuerdo alcanzado el año pasado que establecía que el PRO designaría al vicepresidente por el primer año (fue elegido Álvaro González) y luego le seguiría un legislador del espacio de Emilio Monzó. Esa persona iba a ser el diputado mendocino Omar Di Marchi.

Pero ahora Monzó y Di Marchi están distanciados y el diputado se trasformó en una figura cercana a Mauricio Macri. El mendocino dice que su nombre ya había sido elegido y está dispuesto a dar pelea.

En ese contexto, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta sugieren que ante ese contrapunto acaso lo más sencillo es que siga Alvaro González, que demostró una eficacia interesante.

En paralelo, quien tensionó las conversaciones fue Alfredo Cornejo, quien se estremece ante la posibilidad de que De Marchi sea elegido vicepresidente de la Cámara Baja. Sucede que ambos son de Mendoza y pulsean por ser los principales referentes de esa provincia en Diputados.

Cornejo ocupa la vicepresidencia tercera -que corresponde al radicalismo- y fue ratificado en esa posición por su bloque la semana pasada. Pero ante la posibilidad que su coprovinciano ocupe la vicepresidencia primera, escalaron las tensiones.

El ex gobernador de Mendoza argumenta que preside un partido a nivel nacional (la UCR) y que no puede quedar por debajo de De Marchi que preside de un partido provincial, el PRO de Mendoza. “Si él va arriba mio yo no puedo volver a Mendoza”, suele comentar, medio en serio medio en broma.

Es en esa tensión que en algunos sectores empezaron a barajar la posibilidad de ofrecerle a Cornejo la jefatura del interbloque de Cambiemos, el cargo de mayor importancia política de la oposición en Diputados. Esa posición la ocupa el experimentado Mario Negri, que fue votado por dos años. Es decir, tiene mandato fines del año que viene y a esa decisión se aferra.

Cerca suyo rechazan de plano la posibilidad de anticipar un cambio en la conducción del interbloque. “Cornejo ya fue ratificado por el bloque radical como vicepresidente tercero, si le molesta ir abajo de De Marchi, es un problema de él”, afirmaron terminantes.

Con las horas contadas para llegar a un acuerdo, en Cambiemos propusieron que primero se ordene el PRO, quien tendrá su reunión el martes para calmar los ánimos y buscar definir un candidato.

En tanto, el miércoles por la mañana se reunirá el interbloque de Cambiemos terminar de acordar todas las posiciones. En las últimas horas, desde el interior asomaron posturas más duras que proponen someter a votación todos los cargos y que gane quien junte más votos.

Mientras que en el Frente de Todos no habrá cambios. Sergio Massa seguirá siendo el presidente de la Cámara y Máximo Kirchner el jefe del bloque.

LPO

Leave A Reply