El Gobierno postergó un encuentro con los judiciales, que decidieron parar el lunes. Quienes hacen teletrabajo ejecutarán un “apagón informático”.

Los judiciales bonaerenses realizarán un paro de actividades el próximo lunes, la primera medida de fuerza de un gremio estatal contra la gestión de Axel Kicillof.

Luego de que el Gobierno provincial postergara hasta el martes el encuentro paritario programado para hoy, la Asociación Judicial bonaerense (AJB) definió un paro total en todas las departamentales de la provincia, en reclamo por una “urgente” oferta salarial. La medida consistirá en la inasistencia a los puestos de trabajo de aquellos empleados que hayan vuelto a la actividad presencial, y un “apagón informático” para quienes aún realizan teletrabajo.

El titular de AJB, Pablo Abramovich, señaló que “llegamos a esta medida de fuerza por la falta de decisión del Ejecutivo provincial de abrir la negociación para la recomposición de nuestros salarios”. 

Los judiciales esperaban recibir hoy una oferta salarial concreta, pero llegaban al encuentro con grandes diferencias con el Gobierno, sobre todo en la retroactividad del aumento (la Provincia partía de diciembre, pero el gremio reclamaba una recomposición desde mayo). 

Al respecto, Abramovich indicó: “Desde el mes de mayo venimos reclamando una oferta salarial concreta que garantice que no sigamos perdiendo la carrera contra la inflación, y esta nueva postergación exige reforzar el reclamo construyendo un paro masivo de actividades para que el gobierno entienda que la situación exige una respuesta urgente”.

Esta mañana, el ministerio de Trabajo notificó a la AJB la postergación de la reunión paritaria convocada para el día de la fecha, fijando nueva fecha para el próximo martes en horas del mediodía. Para el gremio, “la suspensión de la mesa salarial se produce en un contexto de máxima incertidumbre por la demora en la actualización de los salarios de las y los trabajadores judiciales, y en una semana en la que el Ejecutivo provincial mantuvo reuniones y realizó propuestas salariales a los gremios de la administración pública y del sector docente”.

Según explicó el gremio, la medida de fuerza consistirá en la no concurrencia a los lugares de trabajo para quienes están realizando tareas de manera presencial y un “apagón informático” durante toda la jornada del lunes para quienes están realizando trabajo remoto, en aquellas dependencias que aún no hayan retornado al trabajo normal.

La AJB reclama “un aumento salarial superior o igual a la inflación para 2020, avanzar en un proceso de recuperación del poder adquisitivo perdido durante los años 2018 y 2019 y la liquidación al 3% de los años de antigüedad que se pagan por debajo de ese porcentaje (1996-2005)”.

También se pidió el pase a planta permanente de los trabajadores que actualmente realizan esa tarea contratados por las empresas tercerizadas de limpieza y la creación de una partida extraordinaria para el Poder Judicial, destinado a prevención del coronavirus. 


DIB

Comments are closed.