Chino Navarro: “El PJ que preside Máximo tiene el 50% de las afiliaciones truchas”

“Hay gente que está afiliada y no lo sabe”, dijo; respondió así a las críticas del líder de La Cámpora a Guzmán

La interna en el Frente de Todos parece no dar tregua. A las críticas de Máximo Kirchner contra Martín Guzmán respondió este lunes Fernando “Chino” Navarro, funcionario de confianza de Alberto Fernández y dirigente del Movimiento Evita. Navarro, en declaraciones radiales, advirtió que es necesario “discutir en serio” y no seguir “descalificándonos unos a otros”.

En una entrevista con Futurock, el secretario de Relaciones Parlamentarias cuestionó la estructura partidaria del PJ bonaerense, que preside el diputado nacional y jefe de La Cámpora. “Hay que armar debates en serio. El PJ bonaerense, que preside Máximo Kirchner, y el nacional, que preside Alberto Fernández y yo integro, tiene la mitad de las afiliaciones truchas, quiere decir, que no existen. Hay gente que está afiliada y no lo sabe”, afirmó Navarro.

Kirchner había dicho el viernes que Guzmán tiene apoyo del FMI, de los movimientos sociales y de Clarín. “Néstor Kirchner y Alberto, nobleza obliga, aprobaron la fusión de Clarín en 2007 y a nadie se le ocurrió decir que Clarín apoyaba a Néstor”, retrucó el dirigente del Evita cuando le preguntaron por las palabras de Máximo en Lanús.

“Guzmán lo que dice es que no tiene apoyo de su coalición”, explicó Navarro y añadió: “Néstor tenía muy buena relación con los movimientos sociales también, y está bien”, consideró.

No es la primera vez que el kirchnerismo cuestiona a Guzmán y el rumbo económico del Gobierno. Cristina Kirchner lo hizo el 6 de mayo durante una charla que dio en Chaco, en la que pidió una mejor distribución de la riqueza y afirmó que el Ejecutivo no le estaba haciendo honor a los que los habían votado.

La respuesta vino desde Europa, a donde viajó Alberto Fernández para reunirse con los presidentes de España, Pedro Sánchez, y Francia, Emmanuel Macron; y con el líder alemán, Olaf Scholz. Allí dijo: “No me tengo que pelear con Cristina, me tengo que pelear con Macri”. También afirmó que iría por la reelección, aunque luego aclaró que no era su principal preocupación.

La Nación