El Presidente contó, además, que abrazó al ministro de Economía, Martín Guzmán, cuando se confirmó el acuerdo. “Rompí la cuarentena, debo reconocerlo”, dijo.

El presidente Alberto Fernández reveló este martes que fueron la vicepresidenta Cristina Kirchner y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna​ los que le recomendaron “ablandarse” para acercar posiciones con los grandes grupos de los bonistas extranjeros para reestructurar la deuda.

“En algún momento yo me puse más duro con el tema de la negociación y hubo dos personas que me dijeron: ‘Mirá el contexto y ablandate un poco’. Una fue Cristina y otro fue Lavagna”, dijo Fernández.

El Jefe de Estado, en declaraciones a C5N, dijo que temprano recibió un mensaje de Lavagna, quien disputó la Presidencia en las pasadas elecciones por Consenso Federal. “Roberto me escribió para felicitarme”, explicó.

Seguido, agregó que en esa comunicación le comentó al ex ministro de Economía que “tenía gravada su idea de que no solamente repare en la sostenibilidad económica sino también en la política”.

“Y Cristina fue algo parecido”, agregó y cuestionó planteos que indicaban que la vicepresidenta proponía ir al default.

Por otra parte, Fernández elogió la gestión del ministro de Economía, Martín Guzmán, para alcanzar el acuerdo y reconoció: “Hoy cuando lo vi, lo abracé muy fuerte. Rompí la cuarentena, debo confesar, pero lo abracé porque él fue muy importante en todo esto”.

“Supo interpretar mi demanda política de lograr un acuerdo que no se convierta en sacrificio de los argentinos y diseñó una estrategia muy acertada que tuvo el resultado que hoy se conoció con el acuerdo”, destacó respecto a Guzmán.

Sobre el entendimiento con los acreedores, el Presidente opinó que “lo mejor, lo peor para ellos, que nos ha pasado como Argentina, es que estamos entrando al mundo dignamente”.

“Quiero decir, no nos hemos peleado con los acreedores, fuimos a pedirles que resolvamos un problema del que eramos totalmente ajenos y hemos regresado dignamente, sosteniendo nuestras banderas, principios”, completó.

Luego, señaló que “todo lo que dejamos de pagar lo podemos destinar a la inversión y el desarrollo”.

Como ejes del país a partir de ahora dijo que eran el desendeudamiento, la acumulación de reservas, tener un dólar competitivo para poder exportar, recuperar cuanto antes el equilibrio fiscal y tener una balanza comercial favorable a la Argentina.​

El mandatario también se refirió a las 60 medidas y dijo: “Ya están diseñadas, ahora estamos viendo cómo pueden repercutir mejor en las provincias, por eso el ministro del Interior Eduardo Wado De Pedro y el ministro de Producción Matías Kulfas están hablando con los gobernadores”.​

Clarín

Share.

Leave A Reply