El primer año de gestión fue estudiado por tres analistas. Todos creen que supera el 50 % de aprobación, pero advierten qué podría deteriorar la imagen del presidente.

Tres analistas coinciden en que la imagen del presidente Alberto Fernández termina con un índice muy alto de aprobación a días de cumplirse el primer año de su gestión. Pese a los efectos destructivos de la pandemia y los coletazos todavía visibles de la crisis económica, el primer mandatario concluye su primer año con apoyo. Aunque, claro, hay puntos que atender y otros que no se deben descuidar para permanecer airosos a la pérdida de poder.

«Hoy, Alberto está con aprobación del 50 % a nivel nacional y, en el Gran Buenos Aires, llega al 61 %», dijo la analista Analía del Franco en diálogo con Tiempo Argentino. «Creció en noviembre. Volvió a un cierto equilibrio tras el momento crítico de agosto y septiembre. La gente evalúa positivamente el manejo de la pandemia y concluye con mayor positividad de la que había a mitad de año», agregó después.

En esa línea, Del Franco consideró que, en las últimas semanas, la crítica constante a Alberto Fernández respecto de las reiteradas extensiones de las medidas de aislamiento tomaron otro matiz cuando se observaron las imágenes del rebrote de la pandemia en Europa.

En esa línea, el director de la consultora DicenHilario Moreno, acordó que la imagen del presidente oscila entre «el 50 y 55 % de imagen positiva», y sostiene que actualmente «tiene más imagen él que la gestión».

«Los propios lo siguen apoyando. En eso no es comparable con lo que pasa con Macri. En un primer momento, Mauricio estuvo muy bien, como todos los gobiernos cuando arrancan, y parecía que podía mantenerlo, pero no sucedió», mencionó Moreno.

Por otro lado, el analista consideró que la caída de algunos puntos de imagen de aprobación para el presidente se dio con algunas políticas que sumaron tensión con el jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta. Claro que, en esa línea, hay que estudiar el efecto mediático luego de que Alberto Fernández impulsara la recuperación de fondos de coparticipación para la provincia de Buenos Aires, afectando a CABA.

«Se empezó a agrietar un poco. Cuando empezás a jugar en serio, te dejan de creer todos. Por eso tiene 50 % de imagen positiva y 35 % en contra», explicó el analista de Dicen.

Finalmente, el sociólogo Ricardo Rouvier observó más allá de la pandemia y analizó que el gobierno «debería lograr un acuerdo amplio y va avanzando sector por sector». «La pandemia pasó a un segundo plano. Una cosa es el primer día de guerra, pero en el día 200 el interés de la población disminuye. Hay una sensación de “a mí no me va a pasar”», manifestó Rouvier.

Para el sociólogo, la buena imagen del presidente no solo se debe a su buen manejo de la pandemia y el poco tiempo que lleva en el poder, sino por la debilidad en la oposición.

«Hay una oposición débil. Larreta tiene buena imagen, pero Macri no. No veo la posibilidad de la oposición de operar con éxito contra el Gobierno», opinó.

Infocielo

Leave A Reply