Un hecho inédito sucedió ayer a la tarde en el centro de Pergamino. Cerca de las 16, un hombre entró por la fuerza a un local de 11 de septiembre entre Moreno y Alem y se llevó dinero. Un comerciante vecino lo vio y dio aviso. Pero, el detalle de color, es que se olvidó en el lugar un teléfono celular y un delantal con sangre.

El maleante rompió el cristal de la puerta de acceso para acceder al local gastronómico Giuseppe Empanadas. Tal como reconstruyó el propietario, el malhechor se apoderó de dinero que atesoraba en una caja e intentó vulnerar la caja registradora de la AFIP, que quedó deteriorada.

Un comerciante advirtió la maniobra y llamó la atención del sospechoso; quien abortó su maniobra delictiva. Tal como comentó un empresario de la zona: le golpeó la reja a este sujeto; quien escapó del lugar y se le cayó el teléfono celular además de dejar un delantal manchado con sangre.

Además, secuestraron un teléfono celular que se le habría caído al maleante durante la maniobra delictiva. La Policía alertó a los efectivos que realizan la custodia en la guardia del Hospital San José por si ingresaba algún hombre con sus miembros superiores con cortes por vidrios.

La Fiscalía requirió a Policía Científica que sometan las manchas de sangre para obtener el patrón de ADN y llegar al sospechoso. El fiscal Francisco Furnari y su equipo de instructores judiciales de la Fiscalía 2 estaban abocados a dar con el ladrón. 

Con información de El Tiempo

Leave A Reply