El futuro llegó hace rato y “esto ya es cualquier cosa”

El pasado fin de semana, en la edición dominical del diario “principal” de la ciudad, salió publicada una foto de la candidata a intendente, ganadora de la interna del Frente de Todos, María Eugenia Ball Lima, con un traje de rally que ella misma había subido a sus redes sociales. El comentario que acompañaba la imagen tenía de gracioso lo mismo que la suba del riesgo país: hacía referencia a que estaba “disfrazada” y anunciaba que, seguramente, nunca se había subido a un auto de carreras.

“Esto ya es cualquier cosa, Tota; con tal de caerle bien a la gente, los políticos son capaces hasta de pintarse como Piñón Fijo. Como no exageramos, directamente le mostramos la foto, donde la mismísima Euge Ball Lima aparece vestida (o disfrazada) de piloto de autos de rally. Creemos que ni en un simulador aceleró un auto de competición, pero aceptó el desafío de subirse como navegante y después contar su experiencia en las redes sociales. ‘Todo suma’ es la consigna. Y ya que hablamos tanto de Eugenia, ¿qué será de la vida de su media naranja, Lisi Bormioli? El hombre está desaparecido de la escena pública; aseguran que no está escondido sino que Euge le delegó el cuidado del pequeño hijo de ambos mientras dura la campaña. ¡Tomá para vos!” dice la sección “Cambalache político” del diario.

Después de eso, hablaban en relación a su esposo, actual concejal de la ciudad, riéndose de que había quedado al cuidado del pequeño hijo que ambos tienen en común, mientras ella se dedicaba a la campaña, información de la que ellos habían hablado abiertamente en entrevistas como algo completamente positivo.

A poco más de cien días de 2020, las mujeres hacemos deportes extremos y muchas hasta se candidatean para la intendencia de una ciudad. Así como sucede esto, también hay varones encargados del cuidado de hijos e hijas mientras se encargan de los quehaceres domésticos. Si alguien es tan nefasto como para ver algo negativo de esto y volcarlo en un medio masivo, quiere decir que hay gente que lo consume porque piensa así. Pero los medios, comunicadores y formadores de opinión debemos ser responsables en cuanto a qué es lo que publicamos.

Hay que ofrecer, como personas frente a medios de comunicación, el absoluto repudio hacia este “periodismo” misógino que atrasa. Vivan las mujeres y varones que osan romper estereotipos de género hoy y siempre. El futuro llegó hace rato y muchos se están quedado afuera. Cuidado.

Por Julieta Pellieri

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.