Mientras que la instructora judicial estaba en el lugar de los hechos, se despertó una nueva balacera y tuvo que resguardarse en una casa.

Semanas de violencia se viven en las calles de Pergamino. El último hecho, tal como señaló la edición de PUNTOS DE VISTA de ayer, culminó en el asesinato de un joven de 23 años en el barrio Belgrano y, consecuentemente, en el incendio de la vivienda del presunto culpable.

«Después de estar tantos años en la Fiscalía, nunca me había tocado vivir esto», comentó Alejandra Ghiotti, titular de la fiscalía que tiene la causa. «Este contexto de violencia social es muy lamentable y llamativo», dijo en Radio Criterio (FM 88.1).

En diálogo con SinRodeos, programa conducido por Pedro Rossi, la fiscal contó que ayer tomó declaratoria a varios testigos y notó que, varios de ellos, «seguían vivos de milagro».

Al mismo tiempo, señaló que en las causas graves como esta se acude al lugar de los hechos, por eso el mismo domingo la instructora judicial Virginia Pérez arribó a Niñas de Ayohuma al 2100 para «recaudar información de primera mano». Durante su trabajo, Pérez quedó en medio de una balacera y se tuvo que resguardar en una casa. «Volvieron a disparar y ella vivió una situación de riesgo extremo. Tuvieron que mandar refuerzos de manera inmediata porque no se podía parar. Era algo que nunca nos había pasado».

La fiscal Ghiotti también señaló que, antes de que sucediera este hecho, venían investigando abuso de armas. «Secuestramos cuatro o cinco armas con proyectiles, balas. En un lugar, encontrar esa cantidad de armas, llama la atención».

Aún falta la autopsia

En este sentido, la fiscal de la causa expresó que todavía no llegaron los resultados de la autopsia realizada al cuerpo de la víctima Jonathan Medina: «Es muy importante porque nos va a determinar la causa de muerte», aunque aclaró que sí se sabe que se extrajeron dos proyectiles calibre 22 del cuerpo.

Leave A Reply