La Policía y bomberos debieron intervenir en una propiedad de ese barrio en la mañana de este miércoles.

Un nuevo conflicto en el barrio 512 viviendas se produjo en la mañana de este miércoles. Un grupo de personas vinculadas al joven Nazareno Morinigo, asesinado este martes en ese sector de la ciudad, tomó la decisión de incendiar la vivienda del padre del imputado por el crimen. Tuvo que intervenir personal policial de la Comisaría Primera de Pergamino y Bomberos Voluntarios, aunque los daños en la propiedad fueron casi totales.

El hecho

Durante la madrugada de este martes, cerca de las 2:30, un grupo de personas que se encontraba reunida en una vivienda festejando el Día de la Primavera, mantuvo un enfrentamiento con supuestos vecinos que fueron con intenciones de pelea. Un joven de 17 años identificado como Nazareno Morinigo habría intentado defenderse ante la presencia de al menos nueve personas y al momento de desafiarse en lucha, un sujeto sacó un arma de fuego y disparó a quemarropa contra el adolescente que minutos más tarde fue trasladado por un vecino al Hospital San José, donde los profesionales de la salud confirmaron que llegó sin vida.

Posteriormente se produjo otro enfrentamiento que tuvo lugar en calle Roldán y González, espacio donde según relataron algunos testigos se enfrentaron dos grupos antagónicos alrededor de 50 personas, situación en la que debieron participar efectivos policiales que recibieron piedras y botellas como “bienvenida”. El personal tuvo que efectuar disparos antitumulto con balas de gomas para dispersar a los agresores y ayudar el ingreso de los Bomberos Voluntarios que trabajaron para apagar un incendio en una vivienda propiedad de una mujer de 47 años.


La Opinión de Pergamino

Comments are closed.