Los atracos en viviendas se convierieron en moneda corriente en todos los barrios de la ciudad, donde los vecinos están obligados a estar alerta las veinticuatro horas, los siete días de la semana.

En esta oportunidad, el mal trago lo tuvo que vivir un niño de doce años, quien fue sorprendido en su casa por tres sujetos que, luego de amedrentarlo con armas de fuego, lo maniataron para robar dinero, alhajas y artefactos de tecnología.

El hecho ocurrió el lunes, pasadas las 17:00 horas, en la vivienda ubicada en calle Mahatma Gandhi al 700 del barrio General San Martín. Y, según se pudo averiguar, el menor no sufrió lesiones pero quedó con secuelas emocionales y shockeado por el momento vivido.

Los delincuentes utilizaron un cinto para sujetar las piernas del niño y, con un cable, le ataron las manos dejándolo totalmente inmovilizado.

Con amenazas verbales, lo obligaron a revelar dónde su padre tenía escondido sus ahorros y, de ese modo, se hicieron de 4.000 dólares y 20.000 pesos en efectivo, una notebook, un televisor de 42 pulgadas, varias alhajas y dos celulares.

La instancia judicial, caratulada como robo calificado, está en manos de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio UFIJ Nº 3 a cargo de Nelson Mastorchio quien, junto a sus instructores, deberá recabar toda la información posible para resolver el caso.

Primera Plana

Comments are closed.