Flavio Cravero, el profesor que se jubiló después de 32 años de docencia

Hace unos días, el profesor de Educación Física Flavio Cravero se jubiló después de 32 años en la docencia, y recibió múltiples mensajes de cariño a través de redes sociales y en las distintas escuelas en las que trabajó.

El profesor que se desempeñó desde el año 1988 en la Escuela del barrio Otero y en el Jardín Nº 903 llegó al momento de su retiro y sus colegas docentes, junto con el alumnado, le hicieron una gran celebración de despedida.

Respecto a cómo inició su trayecto de enseñanza escolar allí, “el profe” contó: “Fui al acto público en el 88, pasaron los años y allí quedé muy cómodo y contento en Otero. No me fui más, me encariño con las instituciones”.

En relación a cómo mantener el entusiasmo en la tarea docente, Cravero entusiasmado declaró: “La hora de educación física es algo que los chicos con ansias la esperan, ya que es su momento de juego, júbilo y algarabía. Con que el profe llegue ya se sienten contentos, más en una escuela como la de Otero que cuenta con la particularidad de que, más allá de no contar con tantos elementos, tiene la plaza ahí enfrente y se podía utilizar para dar las clases”.

Cuando se le preguntó acerca de aquellos a quienes les costaba la materia, dijo: “siempre se los integraba a partir del arbitraje u otra actividad para que se sintiesen cómodos”. Con respecto a las fichas de salud, bromeó: “al momento de mi jubilación, terminé de juntarlas”.

Respecto de su fanatismo por el Club Atlético Boca Juniors, el docente contó sobre el grado de complicidad tácito que siempre estuvo presente con su alumnado: “Cuando se jugaba un partido importante durante el fin de semana, el lunes iba con la bandera de Boca, algunos se sumaban y otros no, después me tenía que aguantar las cargadas cuando perdíamos, es tal mi fanatismo que mi regalo de despedida fue la nueva camiseta del Club”.

El profesor continú con su actividad profesional dando futbol infantil y femenino en el Club Viajantes, planea concentrarse allí y seguir disfrutando de su familia y tiempo libre: “Hay mucho para hacer en el club, tenemos muchos proyectos para mejorarlo, esto es una vocación en donde hay que darlo todo y estar pleno hasta el final”, concluyó.