Un 23 de octubre de 1895, hace 125 años, Pergamino fue declarada ciudad por ley del Senado y de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Por esta ley se confiere el título de ciudad a los pueblos de Azul, Bahía Blanca, Pergamino, Barracas al Sud y Tandil. Al momento de la declaración de ciudad, ocupaba el cargo de intendente Vicente B. Biscayart y el Concejo Deliberante estaba compuesto por catorce concejales.

En 1895 Pergamino contaba con tres hoteles, veintidós almacenes, diez tiendas, cinco cocherías, tres oficinas de acopiadores de frutos, siete cervecerías, cuatro carpinterías y aserraderos, siete panaderías, un molino a vapor y un molino de harina, dos barracas, tres hornos de ladrillos, dos fiambrerías, tres carbonerías, una tintorería, cuatro agencias y comisiones, una agencia de diarios y librería, cinco casas de remate, dos empresas de construcción, dos peluquerías, una fábrica de sombreros, una fábrica de jabón y de velas, dos sastrerías, dos casas de fotografía, una armería, entre otras.

¿Pergamino tiene más que 125 años?

Pergamino es una ciudad que surgió sin acta de fundación ni documento bautismal que precise su génesis. El documento más antiguo encontrado hasta el momento que hace referencia a La Dormida del Pergamino es un acta del Cabildo de 1626. Pero el nacimiento de La Dormida debió producirse entre los años 1586 a 1600, cuando se intensificó el tráfico entre Buenos Aires y el Alto Perú. La importancia que adquirió este lugar se debió principalmente al hecho que desde aquí partían tres rutas: a Buenos Aires, a Córdoba y Tucumán y a Cuyo (Mendoza y San Juan). Al principio la Dormida fue una posta donde descansaban los viajeros, las carretas y el ganado.

¿Por qué se llama “Pergamino?

Con la llegada del cumpleaños 125 volvió el debate acerca del nombre de nuestra ciudad. Algunos hablan de la versión conocida que dice que, a la vera del arroyo, se encontraron pergaminos que le dieron el nombre a nuestra localidad. Otros, con una mirada más relacionada con los pueblos originarios, aseguran que “pergamino” proviene del nativo “perca” (herrumbe) y “minus” (abajo).

El escritor y periodista Juan José de Soiza Reilly sostiene que el nombre se debe a que los hijos del pulpero encontraron unos pergaminos en los que, su supuesta escritura borrosa «develaría la donación de alguna herencia o quizá la revelación de algún escondrijo de monedas de oro».

Julián de la Peña afirma que existía «un cacique indígena Bagual o Mbagual, que habitaba las inmediaciones de la frontera de Buenos Aires y Tucumán y en razón de sus múltiples servicios diósele tantas mercedes y quizá alguna de ellas en la misma Dormida, en cuyas inmediaciones habitaba, lo que no es difícil fuera extendida en un pergamino y que a raíz de esto, quedara la denominación Dormida de Pergamino». Tampoco existe prueba alguna que confirme esta hipótesis.

En los años setenta se trató de imponer la versión que afirmaba que en toda esta amplia zona fue donde por primera vez se utilizaron los cueros para pergaminos, y que esto habría traído como consecuencia el nombre de «Dormida del Pergamino».

Leave A Reply