El robo nuestro de cada día: un vecino tuvo que atar el auto con cadena para que no se lo robaran

Compartí el artículo

Miguel Ángel vive en barrio Acevedo. Hace un tiempo le robaron las cuatro ruedas de un auto. Ahora, cansado de los robos, ata los autos con cadena y candado.

La inseguridad no da tregua en Pergamino. Constantemente, los medios de comunicación anotician de hechos delictivos que suceden todos los días: robos, hurtos, entraderas, escruches, y violencia urbana.

De hecho, el mismo subsecretario de Seguridad, Karim Dib, reconoció en Radio Criterio (FM 88.1) que “venimos de semanas muy malas”, aunque intentó tranquilizar a la población alegando que estamos “recuperando cierta calma”.

Inevitablemente, estas situaciones se reflejan en las acciones diarias de los vecinos, que toman medidas inusuales para protegerse de los robos. Ese es el caso de Miguel Ángel, un vecino del barrio Acevedo, que ató su auto con una cadena para protegerse de los robos en la zona.

El vecino, de barrio Acevedo, tiene su auto atado con cadena y candado para evitar los robos.

“Antes de noviembre tenía un auto y me lo arrastraron y le sacaron las cuatro ruedas. Por eso, ante la duda, a cualquier vehículo que tengo en la calle le pongo cadena y candado”, explicó Miguel luego de que la foto de su automóvil se viralizara por las redes sociales.

En diálogo con NI+NI-, programa conducido por Pedro Rossi, Miguel Ángel reflexionó acerca de cómo cambió la situación desde que llegó a la ciudad: “Es imposible vivir. Es la vorágine y el ritmo de vida que nos toca vivir”.

“Acá tengo mi taller, mi casa y vendo automotores”, explicó, y precisó que también sufrió otros robos en los últimos días: “El otro día, estaba colocándole ruedas a un coche. Puse dos precintos, el tercero se me rompió. Dejé una tijera de chapa, fui adentro a buscar otro precinto y cuando volví la tijera ya no estaba más. No se puede creer”.

Miguel Ángel es uno de los tantos vecinos de nuestra ciudad que, con el paso de los años, tuvo que reforzar medidas que antes parecían inusuales para protegerse. “Trabajo el doble que antes, pago el triple de impuestos y la cosa está cada vez peor”, comentó.

Compartí el artículo