Las empresas de viajes sólo operan con encomiendas. Los remises, con un solo auto. El kiosco tuvo que desechar toda la mercadería. Hay esperanza.

Desilusión causó en muchos la información acerca de que la habilitación de viajes en aviones y colectivos de larga distancia sólo afecta a los trabajadores esenciales y no a toda la población. Lo que parecía ser el puntapié para la reactivación del sector terminó siendo un “amague”.

La postal del parate en Pergamino es la Terminal de Ómnibus que, desde hace más de 200 días, está completamente desierta.

“Por el momento no tenemos mucha información. Es complicado para las empresas. La buena noticia es que, con esto, las empresas pueden empezar a organizarse. Pero, al momento, no hay fechas, contó Mauricio, trabajador del grupo Flecha Bus en la terminal. Expectante, pidió que “ojalá no sea tarde” cuando llegue la reactivación.

Mientras tanto, Mauricio valoró que las empresas siguen manejándose con las paqueterías. “Sólo estuvo parado un mes, después se reactivó el tema de los envíos”, dijo en Radio Criterio (FM 88.1). “Al menos, a nosotros, nos ayudó bastante”.

El kiosco, vacío: tuvieron que desechar todo

El reconocido kiosco del lugar estuvo cerrado durante toda la cuarentena. Recién ayer por la mañana el dueño volvió para limpiar y poner en condiciones el lugar. “Vine porque decían que iba a empezar a andar gente”. En diálogo con NI+NI-, el programa conducido por Pedro Rossi, el kiosquero comentó: “Tuve que tirar toda la mercadería porque venció. Las boletas me siguieron llegando como si estuviera abierto el lugar”, resaltó.

Los remises

Señalando que dos autos serían muchos, desde la remisería de la Terminal comentaron que sólo están operando con un móvil y con la esperanza de que, dentro de poco, la situación se reactive.


Leave A Reply