Aseguran que ellos son inocentes y hasta emigraron de la ciudad.

En la mañana de ayer, se entregó a la Justicia el acusado de asesinar al joven Jonathan Medina semanas atrás en barrio Belgrano. Mientras tanto, la hermana está denunciando vandalizaciones y amenazas en su casa con motivo del crimen cometido.

Además de su propiedad, se sumaron ataques, destrucciones e incendios intencionales en las viviendas de los familiares involucrados. Señalando que son inocentes, María Teresa y su familia debieron abandonar la ciudad.

A través de la red social Facebook, reciben mensajes intimidatorios. Entre ellos, le escribieron “Mirá cómo te arde el ranchito” mientras le enviaban imágenes de su casa siendo incendiada.

1 comentario

Leave A Reply