Durante el mediodía de ayer, una vecina del barrio Acevedo se sorprendió con el panorama que encontró en la puerta de su casa al regresar de trabajar: los dos árboles que tenía en su frente habían sido talados.

Pese a no haber hecho ningún reclamo y ser árboles jóvenes y vitales, alguien se acercó hasta su casa en calle Laprida entre Córdoba y Guido y destrozó sus dos plantas.

Ante la situación, la vecina consultó a un comercio cercano que, para su suerte, había tomado imágenes del momento en que dos empleados municipales talaban los árboles.

Horas después, en la mañana de hoy, la misma vecina se encontró con que los troncos ya no estaban en en lugar.

Por esto, surgen las siguientes preguntas: ¿cuáles son los criterios de la Municipalidad para quitar algunos árboles y otros no? ¿Es un criterio al azar? ¿Por qué, justo, dos árboles en todo el barrio y ningún otro?

Esta situación se dio en el marco de una mañana en la que, a causa de la tala de árboles por parte de empleados del Municipio, el servicio eléctrico se vio afectado en varios barrios de la ciudad.

Comments are closed.