La poca cantidad de efectivos policiales es desesperante. Los hechos se multiplican. Todavía la violencia no es habitual en la delincuencia local. ¿Cuánto falta para que llegue eso?

Cuando asumió hace dos meses el titular de la nueva Estación de Policía, Comisario Pablo Scoropad, me decía en SinRodeos, entre otras cosas, que la cantidad de policías en Pergamino era muy escasa en comparación con localidades comparables a nuestro partido (lo expresado por Scoropad lo puede leer y escuchar en Puntos de Vista).

Las cifras de efectivos policiales deberían provocar escalofríos en el vecino.

Pergamino cuenta con aproximadamente 400 efectivos, mientras San Nicolás tiene 1400 efectivos y Junín, más de 700 (aproximadamente).

Si las cifras apuntadas dan escalofríos, lo consignado por el Comisario Scoropad les dará pavor.

De los 400 efectivos que dispone Pergamino, un 30% los utiliza la estructura judicial para distintos funciones administrativas y de soporte.

Del resto que queda, casi un 50% no están en funciones por distintas causas como carpeta médica, sanción disciplinaria, etc.

¿Cuántos efectivos quedan operativos? Cerca de 150 efectivos. Nada para una ciudad como la nuestra. A eso sumarle los pocos recursos con que cuenta la fuerza, tales como móviles y patrullas, donde los que están operativos se encuentran totalmente destartalados.  

Mientras tanto, los delitos van ocurriendo en todos sus formatos:

Robos en distintos puntos de la ciudad y de diversos tipos, ya sea “rompe puertas” y “rompe ventanas”.

Robos en instalaciones y abigeato en Escuela Agrotécnica.

Robos sistemáticos en el Parque Industrial Pergamino. Como ejemplo tenemos a la empresa Colchones O’Connor que sufrió 27 robos en el último año.

Robos, denunciados, en Barrio ProCreAr, 148 viviendas, Luis Sandrini, Solares, Santa Julia.

Robos en los pueblos de campaña que comienzan a movilizarse, Fontezuela a modo de ejemplo.

Además de los tradicionales arrebatos, motochorros y entraderas a domicilios y negocios de los cuales el conjunto de la sociedad, lamentablemente, se va acostumbrando día tras día.

Esta situación de falta de efectivos y recursos policiales es crónica. Es consecuencia de nuestra mediocridad política.

Pergamino a lo largo de los años ha ido perdiendo terreno en los planos provinciales y nacionales donde se toman las decisiones por los berrinches de los intendentes de turno.

La consecuencia de esas acciones la percibimos y la sufrimos los vecinos a lo largo de los años y en este momento en particular.

Cuando escucho a los vecinos quejarse porque el patrullero no pasa por la puerta de su casa o barrio, tengo que decirle que es muy poco probable. No es mala planificación y asignación de recursos, sino que simplemente no hay recursos suficientes para que tal cosa ocurra.


por Pedro Rossi | Director de Puntos de Vista | pedrorossi@live.com.ar

Share.

Leave A Reply