Boric evalúa un cambio de Gabinete para oxigenar el Gobierno

La ministra de Desarrollo Social tuvo que renunciar tras relevarse un llamado con un dirigente maprucho que había llamado a la "resistencia armada". Ante eso, Boric busca una renovación de su equipo.

Gabriel Boric perdió su primera funcionaria. Se trata de Jeanette Vega, ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, que tuvo que deja el cargo luego de un informe de la Policía De Investigaciones dara cuenta de un llamado telefónico de una asesora a un dirigente mapuche de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) Héctor Llaitul.

Según detalló el medio chileno Ex-Ante, un informe reservado de la PDI reveló que el pasado 11 de mayo, una de las asesoras de la ministra, Tania Santis, le manifestó que la ministra Vega “me pidió contactarlo y ver la posibilidad de poder tener una conversación en este momento con usted, por teléfono”.

La comunicación se dio posterior a que Llaitul llamara “organizar la resistencia armada” frente a la propuesta de un estado intermedio en la Macrozona Sur. Este caso se sumó a la polémica cuando la ex secretaria de Estado aseveró que existen presos políticos de pueblos originarios en Chile.

“Tenemos presos políticos y efectivamente, no todos, pero algunos de los presos que tienen que ver con pueblos originarios son básicamente presos políticos”, dijo Vega en el programa Tolerancia Cero de CNN.

En ese contexto, Boric informó: “He tomado la decisión de aceptar la renuncia de la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega. Porque quiero que sepan, que como Presidente de la República, debemos ser cuidadosos del fondo, pero también de la forma. Los hechos que hemos conocido (llamado a Llaitul) hacen que corresponda hacer valer la responsabilidad política de la ministra”.

De esta manera, la subsecretaria Paula Poblete asumirá el Ministerio de forma interina por ahora, mientras se determina la persona encargada que liderará la cartera. 

Boric enfrenta una caída de la imagen y su gestión podría complicarse si el próximo 5 de septiembre, el plebiscito de salida termina rechazando la nueva Constitución, base para las reformas que pretende llevar a adelante el Presidente. Además, la crisis en la Araucanía y la inseguridad general del país se convirtieron en las principales problemáticas para la gran mayoría de los chilenos.

Ante eso, no se descartan más cambios en el Gabinete tendientes a oxigenar una gestión que sigue recibiendo críticas. Fuentes cercanas a la Moneda afirmaron a LPO que “hay algunas cosas en estudio” pero el dilema más importante para el Presidente será mantener el equilibrio entre el Partido Comunista y el resto de los partidos de la ex Concertación aliados de Boric.

LPO