El presidente oriental dijo que “es una decisión difícil” pero quiere evitar la importación de contagios de coronavirus.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anunció que durante el verano las fronteras permanecerán cerradas por la pandemia del coronavirus y puso en crisis la temporada turística en su país y en especial a Punta del Este, habitual destino de los argentinos de mayor poder adquisitivo.

“A raíz de los informes del Ministerio de Salud Pública y el GACH (Grupo Asesor Científico Honorario) va a ser un verano restringido. Las fronteras van a estar cerradas, salvo excepciones que ya se conocen o quizá alguna más”, dijo el mandatario, citado por Montevideo Portal.

Lacalle Pou agregó que la experiencia internacional marca que los países que han abierto sus fronteras en temporada alta de turismo han tenido un pico de contagios.

“Muchos no van a compartir, es una decisión difícil. La estiramos, pero los elementos son contundentes”, dijo, aunque recordó que este viernes habrá una reunión con el equipo económico y con el Ministerio de Turismo para ultimar detalles sobre esta medida.

El cierre del país al turismo podría ocasionar a la economía uruguaya una caída del PBI de hasta tres puntos y causar una cadena de quiebras en balnearios netamente dependientes de los visitantes argentinos, como Punta del Este. La previsible caída económica afectará además la recaudación de Uruguay, justo cuando enfrenta uno de los déficits fiscales más altos de las últimas décadas.

Lacalle Pou también anunció la suspensión de las clases por 15 días en el departamento de Rivera, el segundo con más casos de coronavirus, solo superado por Montevideo.

La decisión fue tomada junto al Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) ante el aumento de contagios en centros educativos. La intendenta de Rivera, Alma Galup, ya fue informada de la decisión.

Según detalló el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, hay 15 casos vinculados a escuelas en Rivera, además de otra decena entre Caif y liceos.

Además, en la ciudad de Rivera se volverán a extremar controles sanitarios para limitar los ingresos y egresos de ciudadanos, poniendo 4 o 5 puestos de control a cargo del Ministerio de Defensa, algo ya realizado en ocasiones previas.

Lacalle Pou dijo que se extremará la vigilancia sobre quienes ingresan al país y se llevarán los incumplimientos ante la Justicia si es necesario.

LPO

Leave A Reply