La primera ministra británica Liz Truss renunció tras permanecer solo 44 días en el poder

Dimitió tras provocar una crisis política y financiera al presentar un paquete de medidas económicas que incluía recortes masivos de impuestos.
Compartí el artículo

La primera ministra británica Liz Truss renunció el jueves, luego que sus políticas económicas causaran turbulencia en los mercados y minaran su autoridad.

Truss hizo el anuncio luego de sostener una reunión organizada apuradamente con un funcionario del Partido Conservador a cargo de evaluar si la primera ministra tenía el apoyo de los conservadores en el Parlamento.

“No puedo cumplir el mandato por el que fui elegida”, dijo frente a su residencia del número 10 de Downing Street.

Solo un día antes, Truss había prometido permanecer en el poder y dijo que era “una luchadora y no una alguien que abandona”.

Pero Truss se fue el jueves después de que se vio obligada a abandonar muchas de sus políticas económicas y perdió el control del Partido Conservador.

Su salida deja a un partido dividido en busca de un líder que pueda unificar sus facciones enfrentadas.

Infobae

Compartí el artículo