Las protestas contra el confinamiento dispuesto en Vallecas y otros barrios populares terminaron en choques con la policía.

La decisión del gobierno de Madrid de confinar a los barrios populares del sur de la Ciudad generaron una ola de repudio de sus habitantes, que terminaron en choques con la Policía Nacional. Esto agravó la situación ya que la misma policía no reprimió a los vecinos del exclusivo barrio de Salamanca, cuando meses atrás protagonizaron protestas similares. 

La Policía justificó este viernes las cargas sucedidas en la tarde del jueves en Vallecas contra manifestantes que protestaban por el “confinamiento de clase” que, en su opinión, está aplicando la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en Madrid. Mandos del Cuerpo Nacional aseguraron que la acción fue una “respuesta proporcional” por la “actitud violenta” de los manifestantes y afirmaron que no es comparable a las concentraciones en Núñez de Balboa, en el centro de Salamanca, durante el estado de alarma.

Respondieron, en ese sentido, a las acusaciones de políticos de izquierda como Pablo Echenique, Íñigo Errejón o Isa Serra, que a través de las redes sociales manifestaron su descontento por las cargas protagonizadas por los antidisturbios y se preguntaron por la diferencia de criterios protagonizada por la Policía en Núñez de Balboa, en pleno Barrio de Salamanca, y en Vallecas.

Las fuentes policiales consultadas por LPO afirmaron que la única similitud entre ambas concentraciones es que “ninguna de ellas fue autorizada previamente”, porque “ni en un caso ni en el otro se informó a la Delegación del Gobierno”. No obstante, señalaron que “en Núñez de Balboa no hubo motivos para actuar, pero en Vallecas sí”.

Explicaron, en ese sentido, que las concentraciones en la zona rica de Madrid, en pleno estado de alarma, se realizaron “sin ningún tipo de altercado” y en una calle como otra cualquiera, a diferencia de la manifestación en Vallecas: “Los convocados se reunieron al lado de la Asamblea de Madrid”, un organismo público que, “con la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana en la mano, la Policía tiene el deber de custodiar”.

Las cargas, en todo caso, “solo se produjeron cuando hubo agresiones e insultos por parte de los manifestantes”, sostuvieron en la Policía. Las fuentes consultadas agregaron que “no podemos hablar de cargas, porque éstas se producen para disolver una concentración”. 

“En este caso se produjo una respuesta policial a una agresión por parte de los manifestantes. En Núñez de Balboa no nos atacaron, pero en Vallecas, sí”, agregaron.

Las imágenes de los enfrentamientos entre policías y manifestantes provocaron una gran polémica, y desde algunos partidos señalaron a la Delegación del Gobierno, dirigida por el socialista José Manuel Franco, como el origen de las cargas. La orden, sin embargo, no llegó de tan arriba: “Fue una decisión del mando operativo”, confirmaron a LPO desde la Policía Nacional.


LPO

Comments are closed.