En promedio, se vendió a $157 y acumuló así un alza de $7 en la semana. El Gobierno no logra contenerlo y desde que empezó el año la suba superó el 100%.

El Gobierno no logra contener la racha alcista del dólar blue, que este jueves rozó los $160 en algunas casas de cambio del mercado paralelo, con un promedio de $157 en la city porteña. De esta manera, la divisa estadounidense acumula un alza de $7 desde el inicio de la semana y de $26 desde que el Gobierno anunció el cepo reforzado.

Como suele suceder a principios de mes, la demanda de dólares se dispara y, debido a las nuevas restricciones para el acceso al mercado de cambios oficial, muchos ahorristas se vuelcan al mercado ilegal. Menor oferta y mayor demanda presionan así sobre el valor del dólar blue, que en algunas casas de cambio se vendía hasta a $160.

En el promedio de la city porteña, el dólar paralelo cotizó a $157, $2 por encima del cierre de este miércoles y con una suba acumulada en la semana de $7. Desde principios de año, el alza superó el 100%, porcentaje similar que alcanzó la brecha con el oficial.

Analistas coinciden en que si bien el paralelo es un mercado chico, se naturaliza, fija expectativas y refleja la falta de confianza en la política monetaria y económica del Gobierno. Algunos sostienen que debería ser mucho más agresivo y sobre reaccionar, subiendo tasas y tomando medidas más contundentes para la liquidación de divisas y de esta manera lograr salir de la crisis de expectativas en la que se sumió a partir de septiembre.

Según el ministro de Agricultura, Luis Basterra, “en los últimos dos días se liquidaron U$S554 millones” por parte del campo, pero para el mercado, la suba de retenciones llegó tarde y resulta acotada.

Rodrigo Álvarez, economista de la consultora Analytica, que en ninguno de los dólares paralelos el Gobierno está logrando revertir la tendenciay “pareciera no haber una real dimensión de la necesidad de modificar este nivel de tipos de cambio paralelos que se está instalando y naturalizando en la economía”.

La brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo ya se encuentra en el 103% y el riesgo que ven en el mercado es que para achicarla se termine devaluando, con las consecuencias directas sobre economía doméstica.

“Cuando la brecha se dispara se instala cada vez más que el tipo de cambio oficial va a tener que moverse, el importador acelera la compra, y el exportador no liquida por más que tenga la posibilidad de ir a un instrumento como el dólar linked, porque la desconfianza es tan grande que ni siquiera se toma este camino alternativo”, señaló Álvarez al respecto.

En igual sentido, reiteró que “en la medida en que se perpetúe este escenario, se va a instalar marcado a fuego que la devaluación va a ser el resultado más lógico y pareciera que no se entiende que con una devaluación pierden todos, porque la economía no frena su proceso de caída, se acelera la inflación, se pierde poder adquisitivo de las familias y sigue cayendo el consumo”.

Para el economista, lo que sucede es que el Gobierno por un lado está reaccionado de forma “tardía” y por otro tomando decisiones aisladas. “El dólar linked es una buena herramienta, pero ninguna herramienta en forma aislada genera el cambio de comportamiento de los agentes económicos”, consideró.

Por el contrario Álvarez considera que lo que se necesita es que “se perciba que el tipo de cambio está cerca del techo y que empieza a ser buen momento para vender dólares y esa dinámica no se está generando” y que se tienda a la estabilización, porque “sin estabilización no hay recuperación económica posible”.

“Si el Gobierno devalúa el tipo de cambio oficial la economía probablemente el año que viene no crezca, por eso es prioritario generar la percepción de que este nivel de brecha es coyuntural, que la brecha va a bajar, básicamente por una baja en los tipos de cambio alternativos y no por una suba del tipo de cambio oficial”, enfatizó.

En este camino, consideró que el Gobierno tiene que sobre reaccionar, porque “ahora estamos viendo una reacción en la dirección correcta a partir de la semana pasada, pero tardía y demasiado medida para las necesidades del mercado, para la pérdida de confianza y para la pérdida de credibilidad que se generó durante septiembre, y con el sentido de urgencia que tiene el mercado y los que están hoy tomando decisiones”.

“Tiene que ser mucho más asertivo, una baja de 3 puntos de retenciones parece poco seductor, es acotada, marginal, no es contundente”, consideró y precisó que, por el contrario, lo que se requiere es “un endurecimiento de las condiciones monetarias, suba de la tasa de interés, que aumente el costo de oportunidad de apostar al dólar, un esfuerzo por contener la liquidez”, todo eso “dentro de un conjunto de política que hacen a la estabilización”.

“No entiendo cuál es el costo que tendría para el Gobierno hoy hacer los ajustes, porque más temprano que tarden van a llegar. Si se produce la devaluación, los ajustes van a tener que venir después, con un escenario económico mucho más complejo y probablemente con una economía que siga en un proceso de caída”, completó.

Para contener el dólar oficial, fuentes del mercado estimaron que el Banco Central intervino este jueves en el mercado vendiendo entre U$S15 millones y U$S20 millones para abastecer la demanda mayorista, en una jornada de muy bajo volumen de operaciones.

Al respecto, Eric Paniagua, economista de EPyCA, destacó que “el dólar paralelo es un mercado muy pequeño, con una volatilidad muy grande porque las operaciones que se realizan por lo general son marginales” y, si bien hay una referencia de a cuánto está operando, “hay una dispersión muy grande, entre $155 y $158”.

“Es un mercado marginal, para nada transparente y la referencia que surge es bastante vaga, no es para nada específica”, remarcó. No obstante, indicó que pesa en las expectativas de las personas”.

“Hay una volatilidad con tendencia alcista en el mercado paralelo, porque mientras más se agudice y se profundice el cepo cambiario la gente demanda divisas por otro canal”, agregó Paniagua.

En cuanto al mercado oficial, destacó que “está bastante quieto y es la primera vez en nueve meses que el dólar mayorista termina igual al día anterior, no hubo devaluación”. Este jueves, cerró $77,11 el mismo valor que la jornada anterior. La última vez que había sucedido esto fue el 9 de enero.

En cuanto a las características del mercado paralelo coincidió Gustavo Quintana, operador de cambio, que señaló que “es chico, que no tiene mucha referencia del volumen que hay” e indicó que “las operaciones ahora son escasas, porque es un mercado que opera con liquidación física y la dificultad para el desplazamiento también influye”.

Hay que ver si este precio es representativo del mercado o no, anticipó Quintana, pero aclaró que fija expectativas porquees el precio al que un bien se consigue”.

Al respecto, sostuvo que hay que esperar unos días para ver si se acomoda, aunque dijo que no ve “cambios en el corto plazo, porque la condición estructural de la economía no va a cambiar”.

TN


Si querés recibir las noticias de PUNTOS DE VISTA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace y suscribite al newsletter gratuito: https://bit.ly/34xW4hb

Comments are closed.