Dólar blue: las tres razones por las que volvió a acercarse a $200

El dólar blue todavía está por debajo del valor en el que comenzó el año ($206) y muy por atrás de su pico en enero de este año de $223,5, pero por estos días se despertó.

¿Terminó el “veranito” cambiario? Esa es la pregunta que ya comienza a circular entre economistas y especialistas en finanzas que siguen el devenir del dólar blue. Esta semana, creció $4,50, o 2,3% en dos días: pasó de estar planchado en $195 a los $199,50 en los que cerró este miércoles.

El dólar blue todavía está por debajo del valor en el que comenzó el año ($206) y muy por atrás de su pico en enero de este año de $223,5, al que llegó antes del anuncio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

En el medio, hubo una inflación acumulada del 16,1% y el tipo de cambio oficial siguió avanzando. A eso se suma que se dio la paradoja de que el blue fue hasta más barato que el tipo de cambio minorista, algo que en tiempos de cepo cambiario tan estricto no suele suceder.

Es complicado saber si se está terminando la pax cambiaria porque el término “es relativo”, dice el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma. “Hay mucha apuesta en activos indexados por inflación, hay que ver si el desarme de esas apuestas comenzó ahora”, señala.

Por el momento, la suba de tasas contiene el “hambre” de dólares, porque permite jugar con activos en pesos indexados y en dólares, agrega María Castiglioni, socia de la consultora C&T Asesores Económicos. Además, suma la economista, el relajamiento de las regulaciones en otros tipos de cambio alternativos-como el contado con liquidación- le quitó presión al blue.

Esas dos condiciones, ¿son suficientes para que siga habiendo paz en el mercado cambiario? Estas son las tres razones por las que el dólar blue se despertó esta semana y saltó, entre el lunes y el miércoles.

1. Estaba atrasado y encontró piso

El dólar blue “encontró piso”, repitieron economistas los días que pasaron, cuando el paralelo se ubicó en el mismo nivel -y hasta por debajo- del precio final del dólar oficial minorista. “Estaba en un nivel en el que le costaba seguir bajando: encontró un piso en torno al valor del ‘solidario’, se había pasado un poco y ahora está rebotando”, apunta Caamaño.

En ese sentido, Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra, suma que los valores de las últimas ruedas y la brecha entre el oficial y los alternativos “definitivamente eran piso”. Para la economista, se anticipa un escenario en el que la brecha se mantiene y en el que tanto el oficial como los alternativos “aceleran su ritmo de suba diaria para acercarse lo más posible a la inflación”.

2. La inflación acumulada de 16,1% y el nuevo bono de $18.000

“La alta inflación de los últimos meses, la expectativa de que no baje demasiado hacia adelante y todo lo que tiene que ver con lo monetario te lleva a pensar que en algún momento el dólar blue podía aumentar. Muchas veces el mercado tiene tiempo de estabilidad y en algún momento se empieza a dar vuelta y comienza a aumentar”, resume Castiglioni.

Entre enero y marzo, la inflación acumulada según datos oficiales es del 16,1%. Mientras, el dólar blue perdió $6,50. Arrancó el año en $206 y todavía no supera ese nivel. En otras palabras, el billete paralelo no acompañó al ritmo de la suba general de precios.

Caamaño agrega que los anuncios de esta semana relacionados con más ayuda social implican “mayor gasto y emisión”, lo que puede llevar a cierto impacto en la brecha, aunque suma que atribuir la suba de estos días a ese hecho en particular sería “osado”.

3. El viaje de Guzmán a Washington y las expectativas “opacas”

Entre las razones que volvieron a despertar al blue, Caamaño suma el viaje de Martín Guzmán a Washington para hacer ajustes sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A eso se suma el ruido político propio de la interna del Gobierno, que tampoco colabora en la paz de las variables económicas.

“El viaje de Guzmán a Washington no es una buena señal para el mercado. El acuerdo con el FMI había logrado calmar aguas y pudo evitar un evento disruptivo. Si empiezan a surgir dudas respecto de un potencial incumplimiento por parte de la Argentina, es esperable ver algún tipo de movimiento mayor en los mercados cambiarios financieros y alternativos”, apunta Giorgio.

TN