El economista viene asesorando al candidato en materia de deuda. Sugirió que lo más probable será una renegociación que estire los vencimientos, sin quita.

Luego de varias afirmaciones confusas que alarmaron al mercado respecto a la renegociación de la deuda, Alberto Fernández prometió que no realizará una reestructuración con quita, el mayor temor entre los acreedores.

En un discurso llamativamente moderado, el candidato peronista envió varios guiños al mercado durante su exposición en el seminario Democracia y Desarrollo, organizado por el Grupo Clarín.

“Nadie puede plantear seriamente una quita, porque es una deuda contraída hace dos años por un gobierno democrático elegido por los argentinos. La deuda que nosotros contrajimos venía de la dictadura. Ahora se trata de obligaciones de menos de dos años con bonos que se tomaron recientemente”, subrayó y dejó en claro que “no hay ninguna posibilidad de default” durante su eventual mandato. 

De esta manera, sugirió que lo más probable será efectuar una renegociación que estire los vencimientos pautados, que indicó que empiezan a ser preocupantes a partir del 2021. “Si la Argentina tuviese que pagar sus obligaciones en las condiciones que está difícilmente pueda hacerlo. Es simplemente sentarse a negociar, pero hay que sacar del escenario la idea de que nosotros venimos a incumplir las obligaciones asumidas porque eso es falso y daña el presente”, agregó.

Por otro lado, se mostró favorable a una apertura comercial, aunque dijo que revisará el acuerdo con la Unión Europea. “¿Cómo voy a estar en contra de que la Argentina se abra al mundo? La pregunta es cómo entramos al mundo, si con las manos en la nuca o dignamente defendiendo los intereses del país. El acuerdo voy a analizarlo de manera que ningún acuerdo termine afectando la producción nuestra. Yo necesito que la Argentina produzca, que las pymes funcionen, que la industria automotriz deje de tener empleados suspendidos”, manifestó.

A su vez, por primera vez se refirió a su posible gabinete, no solamente enfatizando que deberá tener “un denominador común que será la honestidad”, sino también mencionando la posibilidad de convocar al gabinete al ex presidente del Banco Central, Martín Redrado. “Con Martín trabajamos muchos años juntos, seguramente podríamos trabajar juntos también”, puntualizó y para que no queden dudas de su cercanía aseveró que “cada vez que hable Martín va a ser después de una conversación que tuvo conmigo”.

Como reveló LPO en exclusiva, el economista viene asesorando a Fernández en materia de deuda y tienen comunicación diaria. Redrado se fue mal del kirchnerismo, luego de una durísima pelea de semanas con Néstor Kirchner, a quien acusó de intentar vaciar de reservas el Banco Central. Desde entonces estuvo cerca de Sergio Massa y su regreso a la primera línea del poder del peronismo es otra reincorporación que facilitó la decisión de Cristina Kirchner de ceder la candidatura presidencial a Alberto Fernández.

Redrado se conoce con Alberto Fernández desde los noventa, cuando ambos integraban el gobierno de Carlos Menem. Redrado en la Comisión Nacional de Valores (CNV) y Fernández en la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Respetado por los mercados y la dirigencia del peronismo, este economista pasa a integrar el ala “liberal” de los distintos grupos de economistas que está agrupando el candidato presidencial de Todos, que perfila para los asuntos fiscales un equipo más ortodoxo y para los temas “productivos” un ala más heterodoxa. 

 La Política Online

1 comentario

Leave A Reply

Atlantisbahis - timebet -
Ultrabet
-

Betkanyon

- Megapari - Baymavi