Analiza llegar a fin de año con la economía funcionando casi a pleno mientras los contagios disminuyen pero preocupa el aumento de la mortalidad.

El anuncio sobre una eventual salida del aislamiento obligatorio en el AMBA, alentó al gobernador de Santa Fe a rever las pocas actividades que siguen restringidas debido a la disminución en los casos positivos que viene registrando el distrito en los últimos días.

“Existe una decisión política de respetar las disposiciones que tome Alberto a nivel nacional, pero cada gobernador está facultado para actuar en la pandemia como lo crea conveniente. No creo que lleguemos a diciembre sin haber autorizado una nueva normalidad que también nos permita cuidar la salud. En esa sintonía están analizándose los pasos a seguir“, adelantó un funcionario del riñón de Omar Perotti.

En diálogo con LPO, la misma fuente reconoció que el ejemplo del AMBA significa un impulso de motorizar actividades en la época más comercial del año. En igual sentido, también implicaría avanzar en la transición hacia regularizar la educación inicial en vistas al ciclo lectivo 2021.

No existe, de todos modos, un acuerdo global sobre la apertura de espectáculos masivos o el retorno de la actividad bailable nocturna y quedarían fuera de permiso las celebraciones en salones de fiesta, por caso.

El receso de las actividades públicas en comienzos de año, similar al de enero, también podría ser una opción que pudiera implementar el gobierno de Perotti para preparar el terreno a un regreso masivo en febrero de 2021. Se sumarían desde el próximo año las pocas actividades que aún restan por normalizarse, aunque especificaron que siempre se respetarían las normas que se vienen implementando a nivel provincial y nacional, así como se mantendrían los controles actualmente en marcha a cargo de los municipios y comunas.

“Tal como dijo la vicegobernadora Alejandra Rodenas, hay que prepararse para la nueva normalidad y salir de la dicotomía salud o economía”, sostuvo un senador provincial, que también sumó su postura a la de la Casa Gris. Cabe señalar que desde el pasado 20 de octubre, cuando se registró el pico más alto de contagios con casi 3000 nuevos positivos, la caída de las cifras de nuevos pacientes ha sido exponencial, especialmente en las ciudades más afectadas, Rosario y Santa Fe respectivamente.

Sin embargo, la preocupación ahora se centra por el aumento en la tasa de letalidad del virus que ya superan las 1.500 víctimas fatales desde el comienzo de la pandemia. En este punto, desde el equipo de epidemiólogos que asesora al gobernador, explicaron a LPO que existen dos razones por las cuales la mortalidad pudo verse acentuada en las últimas semanas en la Provincia.

La primera de ellas tiene que ver con la posible mutación del virus y en segunda instancia, a la incapacidad del organismo para enfrentarlo de manera adecuada: “en aquellos casos de personas que ya hayan sido contagiadas, algunos ejemplos evidencian que la segunda infección resulta más dañina que la primera”, indicaron. Por otro lado, “la reacción inmunitaria del organismo sería mucho más potente ante la nueva visita del agente externo y de allí que exista una mayor reacción autoinmune, con las consecuencias para los órganos vitales del ser humano”, señalaron.

LPO

Leave A Reply