La asesora presidencial Nora Barrancos anunció en una entrevista que la semana que viene llegaría el proyecto, pero el jefe de Gabinete explicó que por ahora no está en los planes.

Santiago Cafiero tuvo que aclarar que por ahora no está previsto enviar el proyecto de ley para legalizar la interrupción del embarazo, luego que la asesora presidencial Dora Barrancos anunciara que la semana próxima se enviaría un proyecto de ley prometido por Alberto Fernández en la campaña electoral.

“Hoy sí te puedo decir que la semana que viene debe ingresar el proyecto del Poder Ejecutivo”, adelantó Barrancos en diálogo con Radio Nacional de Viedma y no tardó en sorprenderse de sus declaraciones. 

“Te puedo decir que la semana que viene debería ingresar el proyecto del Poder Ejecutivo, te estoy dando una primicia. Estoy corriendo un riesgo absoluto pero bueno, estamos en esa plausibilidad. Estaríamos en la semana que viene, más datos no puedo dar”, dijo Barrancos y obligó a una rápida aclaración de Cafiero. 

“El gobierno está esperando los tiempos necesarios para poder enviar la ley y que se trate como corresponde”, dijo Cafiero, al término de la presentación de la plataforma de comercio electrónico del Correo Argentino, Correo Compras, en el Centro Cultural Kirchner.

“No estoy al tanto de las declaraciones de Dora pero sí estoy al tanto de lo que venimos trabajando; porque es una postura que hemos tenido ya en campaña y que hemos ratificado cuando asumimos el Gobierno. Es bastante obvia nuestra posición sobre la interrupción voluntaria del embarazo”, aclaró el jefe de Gabinete.

Barrancos colabora con la ministra de Mujeres y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, en la implementación de la ley “Micaela”, que consiste en capacitaciones al personal del Estado sobre perspectivas de género.

Fernández anunció que enviaría la ley del aborto después de su triunfo electoral del 28 de octubre y le encargó la tarea a su secretaria legal y técnica Vilma Ibarra, una reconocida militante a favor de la norma, que ya lo tenía listo en marzo pero la pandemia obligó a un cambio de agenda. 

De hecho, en ese entonces debatía los alcances del proyecto con el ministro de Salud Ginés González García, quien pedía excluir a las clínicas privadas de salud de la obligación de aplicar la práctica. Ibarra se resistía pero las urgencias del Covid 19 obligaron a posponer ese debate, según Cafiero, por tiempo indefinido. 

En la oposición tampoco hay urgencia: el jefe del interbloque de senadores de Cambiemos Luis Naidenoff, que votó a favor de la ley en 2018, sostuvo en una entrevista en TN que no era posible retomar el debate mientras aumente la demanda en los hospitales por la pandemia. El Gobierno, al parecer, piensa parecido. 

LPO

Leave A Reply