El empresario les mandó mensajes de texto a ambos desde su celular. Este viernes arrancan las pericias informáticas.

Este viernes los peritos informáticos intentarán abrir los teléfonos de Silvia Saravia (69) y Jorge Neuss (72) en búsqueda de alguna información que permita desentrañar el móvil del femicidio en el country Martindale, de Pilar.

Son dos iPhone, dos iPad y dos computadoras las que empezarán a peritar a pedido de María José Basiglio, de la fiscalía especializada en violencia de género de Pilar.

Según las fuentes consultadas por Clarín, antes de matar a su mujer, el empresario mandó dos mensajes de texto desde su celular para saludar por sus cumpleaños a dos amigos.

Fueron enviados 24 y 22 minutos antes del primer llamado de auxilio al 911, cuando Neuss ya había atacado a Saravia en el baño.

El sábado por la mañana, el femicida desayunó solo en su habitación, mientras que Saravia había salido y regresó alrededor de las 11. Poco después se desató el brutal ataque.

La reconstrucción del hecho permitió establecer que a Silvia su marido la asesinó en el baño. Hubo un forcejeo y ella intentó resistirse al ataque, pero Neuss la tomó del cabello y le disparó en la cabeza.

Después, el empresario caminó unos metros y, en el vestidor, se disparó en la sien. La bala quedó incrustada en el techo a dos aguas y la pistola Smith & Wesson calibre .357 Magnum, a sus pies. Esa era una de las 30 armas que tenía registradas el femicida, como anticipó Clarín este miércoles.

Ahora quedará seguir buscando información en los dispositivos electrónicos para intentar comprender qué pasó antes de que se cometiera el crimen.

Ya declararon los cuatro hijos de la familia, Juan, Patricio, Lucila y Germán Neuss, que negaron conocer cualquier antecedente previo de violencia de género o indicios de un divorcio inminente, como trascendió. 

Se trata de los dos teléfonos iPhone del matrimonio, sus dos iPad, una notebook MacBook Air y una computadora de escritorio.

“La idea es intentar desbloquear los celulares, las tablets y las computadoras para ver si encontramos alguna pista sobre qué fue lo que motivó a Neuss a asesinar a su mujer y luego suicidarse. Se intentarán recuperar y analizar todos los mensajes de texto y audio, los llamados entrantes y salientes y los mails”, explicaron fuentes judiciales a Télam.

El peritaje será realizado este viernes a las 12 en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, con expertos del cuerpo de Policía Judicial que depende de la Procuración General bonaerense, pero se anticiparon algunos mensajes enviados por el femicida.

Para hacerlo, los peritos informáticos utilizan un programa llamado UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés) que intenta desbloquear los equipos con distintas combinaciones de contraseñas, algo que los hijos negaron tener.

Al tratarse de modelos de la empresa Apple, al no contar con los pin de acceso y por la seguridad con la que vienen de fábrica, es de los más difíciles de abrir.

Se trata de los dos teléfonos iPhone del matrimonio, sus dos iPad, una notebook MacBook Air y una computadora de escritorio.

Julio Ernesto López, especialista en Tecnología y Seguridad Informática, explicó a Clarín que el sistema UFED, de la empresa Cellebrite, es el utilizado para este tipo de investigaciones. “Lo primero que hace es probar con una base de datos propia que contiene el 70% de las contraseñas más usadas a nivel mundial. Son las más comunes y muchas veces tienen éxito”, contó.

Si no logran abrirlos de esa manera, el protocolo indica hacerlo a través de las computadoras o de la la nube. “Ahora los dispositivos almacenan todo en la nube. Entonces, si no se logra abrir el teléfono, se intenta buscar lo que se descarga de manera virtual, en este caso en iCloud. El siguiente paso puede ser recuperar el acceso a través de las cuentas de mail, como Gmail, que suele colaborar con la Justicia en este tipo de procesos”, detalló López. 

Lo cierto es que los hijos de la pareja no lograron aportar las contraseñas. Para la Justicia será importante determinar qué pasó momentos antes del crimen, cómo pasó Neuss en pocos minutos de mandar dos saludos de cumpleaños a matar a la mujer con la que estaba casado.

También quieren afinar la línea de tiempo, saber exactamente a qué hora llegó Silvia a su casa, qué había hecho esa mañana o si pudo contarle a alguna amiga alguna situación de violencia que pudiera explicar el fatal desenlace. 

La semana que viene está previsto que declaren las amigas de Silvia Saravia y una hermana, con la misma intención. Buscan entender el contexto de la pareja para identificar posibles móviles.

El crimen ocurrió en el mismo country donde el 21 de agosto de 2015 Fernando Farré degolló y le aplicó 66 puñaladas a su mujer Claudia Schaefer (44), por el que fue condenado a prisión perpetua.

Además, Saravia había sido amiga y compañera de facultad en la carrera de Sociología de María Marta García Belsunce, asesinada de cinco balazos en la cabeza en el country Carmel, de Pilar, en octubre de 2002.

Clarín

Leave A Reply