El ex ministro reiteró su pronóstico previo a las PASO sobre el futuro de la economía si gana el Frente de Todos, aunque aseguró que desearía estar equivocado.

Domingo Cavallo publicó este viernes en su blog una nueva advertencia acerca del futuro de inestabilidad económica primero y restricciones después que le espera a la economía argentina si gana Alberto Fernández. Y aunque dijo que preferiría estar equivocado, para el ex ministro de Economía, el triunfo del Frente de Todos desembocará en una hiperinflación.

En este sentido, Cavallo señaló que a Alberto Fernández le conviene que la inestabilidad estalle antes de las elecciones del 27 de octubre de modo tal de asumir con una economía muy devaluada que ya haya hecho piso para poder atribuirse el crecimiento económico tras el anuncio de medidas orientadas al mercado interno, la reinstauración de controles de capitales, un giro en la política exterior hacia Rusia y China y un relajamiento monetario que se traducirá en una hiperinflación.

“Mi pronóstico es que las políticas que pueden deducirse de las declaraciones de Alberto Fernández, llevarían al país a la hiperinflación. No tengo ninguna base para predecir cuales serían las consecuencias políticas, pero no es descartable que en tales circunstancias el kirchnerismo responsabilice a Alberto Fernández del descalabro, alegando que aplicó políticas neoliberales y promueva su renuncia para que asuma la presidencia Cristina Kirchner con un ministro de economía de la escuela de Kicillof”, dijo Cavallo.

Su explicación consiste en que tanto las Leliqs que emite el Banco Central como las Lecaps y las Letes que emite el Tesoro Nacional son formas de financiar el déficit fiscal sin más emisión monetaria. En el caso de las Letes (Letras del Tesoro en dólares), considera que serán pagadas en pesos al tipo de cambio oficial después de haber establecido un cepo. Mientras que para desarmar las Leliqs entonces, habría que convalidar una mayor emisión monetaria y la licuación de pasivos mediante una nueva devaluación que se verá reflejada en el mercado de dólar paralelo que renacerá por el control de cambios.

“Por supuesto que todo este proceso se daría como respuesta a la corrida cambiaria inicial y se trataría de responsabilizar de su emergencia a las políticas de endeudamiento del gobierno de Macri.

Quienes piensan en este tipo de ¨solución¨ inicial al problema del endeudamiento público, estiman que luego de la explosión inflacionaria será posible evitar que ella se transforme en hiperinflación descontrolada. Para ello se piensa recurrir a congelamiento de tarifas, controles de cambio y controles de precios”, dijo en su blog.

Sin embargo, para el ex ministro está “totalmente infundada” la expectativa del kirchnerismo de estabilizar la economía y reactivarla como lo consiguió Lavagna en la segunda mitad de 2002.

“En 2002 la economía venía de un periodo previo de 10 años sin inflación, no existía indexación y la economía, si bien en estado de fuerte recesión, estaba muy bien capitalizada y contaba con capacidad instalada abundante en los sectores claves de la economía. El default de las deudas internas y externas eliminó por completo el déficit fiscal, porque a lo largo de los 10 años de estabilidad, el déficit primario había sido cero. El déficit primario cero que se espera lograr en 2019 es el resultado de un ajuste fiscal que el kirchnerismo promete revertir”, dijo Cavallo.

Además aclaró que el contexto internacional también era muy distinto en aquel entonces que ahora porque la relación del dólar con el resto de las monedas era más débil, lo que históricamente favoreció a los precios de las exportaciones de commodities. Y este no parece ser el caso en 2020, marcado por la desaceleración de la economía mundial y un dólar cada vez más fortalecido por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. 

La Política Online

Leave A Reply