En esta nota la diseñadora y food stylist Carolina Aranda te cuenta que es un moodboard, cómo crear uno, y cómo aprovechar al máximo esta herramienta en tus proyectos creativos. ¡A componer y tomar las mejores fotografías!

Un moodboard es una herramienta gráfica perfecta para entenderse con un cliente o un equipo de creativos. Es ideal para asegurarse de que se está en la misma página y entendimiento sobre el resultado final deseado de un proyecto.

Es fundamental cuando hacemos fotografía. A menudo, las producciones se realizan con varias personas y es una excelente manera de cerrar conceptos, sensaciones y la estética visual de la comunicación que se quiere lograr con la producción.

Un moodboard o su traducción, sería un tablero de estado de ánimo, es una colección de imágenes reunidas en forma de collage. Es usado ampliamente en diseño y fotografía para ayudar a definir la dirección visual de un proyecto. Podes servirte de esa herramienta para enviarlos a las personas involucradas en una sesión o proyecto para recibir comentarios o colaborar. Se pueden utilizar para definir el color, el estilo de comida, de fondos, de texturas y de recursos estéticos, en la fotografía de comidas es muy utilizado.

También es una herramienta que se utiliza de manera personal, y permite hacer fluir la creatividad, generándonos inspiración, para delimitar y definir conceptos, sensaciones, ambientes y situaciones, que uno quiere comunicar e ir cerrando la idea en nuestra cabeza.

¿Cuáles son los beneficios de utilizar un Moodboard?

En este caso aplica perfecto la frase: “una imagen vale más que mil palabras”. Cuando se trata de trabajar con clientes, esto es especialmente cierto.

El lenguaje no es la mejor manera de expresar lo que deben ver los ojos. Palabras como “divertido”, “atrevido”, “limpio” son demasiado abstractas y pueden significar cosas diferentes para distintas personas.

Otro punto importante es que la gente ve el color de manera diferente. Tu idea de  la fotografía de comida “oscura” puede que no sea la idea de otra persona de la oscuridad.

Es especialmente útil para describir ciertos tonos dentro de una gama de colores. Por lo tanto, la mejor forma de plantear una propuesta de color puede ser crear un moodboard de color.

¿Cómo debería ser un Moodboard?

No se trata de encontrar imágenes para copiar, sino de inspirar. A menudo contendrán elementos que no aparecerán en las imágenes finales. Se supone que estas fotos representan las cualidades de la marca o la estética deseada.

Tenés que empezar por recopilar muchas imágenes que tengan los elementos que deseas. Estos incluyen estilo de iluminación, color, atmósfera o textura.

Lo ideal es que contengan entre 5 a 15 imágenes. Demasiadas imágenes pueden diluir la esencia del sentimiento y la atmósfera que estás tratando de transmitir.

Y eso si, cuando estés realizando tu producción cotejá con los moodboards que generaste y que te aprobó el cliente, deberían percibirse muy parecidos.

5 comentarios

  1. Thanks for another informative website. The place else may I am getting that type of info written in such an ideal manner? I’ve a undertaking that I am just now operating on, and I’ve been on the look out for such info.

Leave A Reply