El ministro Berni había participado de los allanamientos para detener a los nueve acusados. A la semana les dieron las domiciliarias: uno ya la violó.

El operativo para detener a la banda fue cinematográfico e incluyó al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien participó de los allanamientos y quedó filmado con una pistola en la cintura mientras más de 200 agentes irrumpían en las casas de los sospechosos.

Todo terminó con nueve detenidos (siete hombres y dos mujeres, de entre 18 y 29 años), acusados de un robo piraña en un supermercado de la ciudad de Pergamino, en plena cuarentena por el coronavirus.

Pero apenas una semana después de los arrestos, la Justicia les otorgó las domiciliarias a todos los imputados. Si bien el juez de Garantías Nº2, Julio Cartula, consideró que había riesgos procesales de fuga o de entorpecimiento de la investigación, decidió concederles el beneficio por el solo hecho de que fijaron domicilios y que la Policía podía corroborar que permanecieran en ellos.

El magistrado adoptó esta medida sin correr traslado a la fiscalía interviniente, luego de que la defensa de los acusados reclamara sus excarcelaciones, según informaron fuentes con acceso al expediente.

Lo insólito ocurriría horas después de la medida, ya que uno de ellos fue visto mientras caminaba por la calle de otro barrio, violando la disposición, por lo que lo detuvieron nuevamente, ahora por un nuevo delito: “evasión“.

Iba a lo de mi novia. No sabía que no podía ir“, le dijo al fiscal Francisco Furnari, titular de UFI N° 2. Sin embargo, el juez Caturla decidió mandarlo otra vez a su casa.

El robo se produjo el lunes 30 de marzo, pasadas las dos de la tarde, en el súper chino Siria, del barrio Acevedo, adonde unas 15 personas intentaron entrar a robar la mercadería.

Los dueños y empleados los enfrentaron, por lo que los delincuentes apenas pudieron llevarse la caja registradora -con poco dinero- y una moto que estaba en la puerta.

El perro que los acompañaba, que quedaría filmado en las cámaras de seguridad del súper chino, fue el mismo con el que los investigadores y policías se encontraron al día siguiente en la villa San José, en los 12 allanamientos.

A los nueve sospechosos, que estuvieron presos en la comisaría 3ra. de Pergamino, les imputan “robo agravado por ser en poblado y en banda y por la participación de un menor de edad“, ya que también hubo al menos un adolescente implicado, que es inimputable por su edad.

La pena máxima dispuesta por el Código Penal para este delito es de 15 años de prisión.

El fiscal Furnari presentó nueve apelaciones por las domiciliarias, una por cada imputado, tras la decisión del juez Caturla.

“A todos ellos que tengan la loca fantasía de repetirlo les decimos que la Policía y la fiscalía estamos trabajando coordinadamente, que esto no solamente fue un robo, sino que tiene el agravante de haber sido un robo en banda, utilizando menores y habiendo cortado la cuarentena, así que tienen para rato“, había advertido Berni.

Fue durante una conferencia de prensa en Pergamino el mismo día de los allanamientos, sin saber que, en realidad, ese “rato” sólo duraría una semana, por la inexplicable decisión de un juez.

Clarín

Leave A Reply