La secretaria de Acceso a la Salud les pidió a los mayores de 65 no salir de su hogar. Moroni aclaró que no se descontarán sueldos por autocuarentena.

Luego de una reunión interministerial con Alberto Fernández, Claudio Moroni y Ginés García González entre otros, de la que participaron infectólogos, el gobierno decidió tomar nuevas medidas. “El presidente anunció una partida especial de $1.700 millones”, aseguró la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti en una conferencia de prensa al término del encuentro.

Según detalló Vizzotti la partida estará destinada a los laboratorios y a los hospitales para que no falten reactivos de diagnóstico de enfermedades respiratorias, así como a la capcitación del personal de los centros de salud. La secretaria también destacó que esta semana se va a completar la compra de la vacuna contra la influenza para la distribución temprana de las vacunas que irán conjugadas con una vacuna contra el neumococo, que causa neumonías graves.

En este sentido, pidió a la población de riesgo y, en especial a los mayores de 65 años, que se vacunen preventivamente contra la influenza para que, en caso de un cuadro gripal, sea más fácil diagnosticar el coronavirus. Además les solicitó que se queden en sus hogares, que se abstengan de concurrir a cines, teatros y centros de jubilados, así como les pidió al resto de la población que, si presenta algún síntoma, evite el contacto con personas mayores.

Al común de la población se les reiteró la recomendación del lavado frecuente de manos, a la que se sumó a la de no viajar a las zonas de circulación del virus: Europa, Estados Unidos, irán, China, Corea del Sur y Japón.

Ya antes de la conferencia de prensa, el ministro de Trabajo aclaró que a los que vuelvan de esos destinos se les pide que se autoimpongan 14 días de cuarentena durante los cuales no se les descontará la ausencia de sus recibos de sueldo para cumplir con la recomendación del Ministerio de Salud.

A ambos lados de Vizzotti se sentaron el inefctólogo Pedro Cahn de la Fundación Huesped y la embajadora especial de la OMS para Latinoamérica, Mirta Roses, quien explicó que los termómetros en los aeropuertos son una medida fútil y que confiar en esa medida fue uno de los errores que cometió Italia en la prevención: gastó recursos en atender a personas con fiebre que no tenía coronavirus y no detectó a los que sí estaban infectados pero sin síntomas (estos tardan hasta 14 días en presentarse).

En cambio, apeló a la responsabilidad social individual de los viajeros para informar si estuvieron en zonas de alta circulación y destacó que el objetivo es proteger a los más vulnerables sin repetir los errores de la epidemia de dengue de Río de Janeiro, en la cual la saturación de los centros de salud hizo que más personas que necesitaban atención fallecieran por otras causas (embarazos, accidentes, etc.) que por dengue.

A su tiempo, el doctor Cahn recordó que “Estamos en presencia de una epidemia dinámica” y que las afirmaciones de hoy pueden dejar de ser válidas en poco tiempo. “Hoy en día no hay circulación comprobada, estamos en la fase de contención”, dijo.

En este sentido y en respuesta a una pregunta sobre el futuro de la Copa Libertadores, sostuvo que “No está previsto suspender eventos mientras estemos en fase de contención” y sean con público local, pero no descartó que más adelante se suspendan eventos que impliquen la movilización de personas provenientes de zonas con cirulación del coronavirus. 

La Política Online

Leave A Reply