“A pesar de que yo no soy de su simpatía, ni él tampoco me resulta simpático, trabaja con honestidad”, dijo Pichetto.

El auditor y excandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, consideró ayer que el gobernador bonaerense, Áxel Kicillof, trabaja con honestidad, y sostuvo que la revuelta policial de los últimos días efectuada en la provincia de Buenos Aires se trató de un mensajedirigido al mandatario y a su ministro de Seguridad, Sergio Berni.

En declaraciones a Radio Rivadavia, el exsenador nacional dijo sobre el mandatario provincial que a pesar de que “yo no soy de su simpatía, ni él tampoco me resulta simpático, trabaja con honestidad”.

Pichetto consideró que el levantamiento policial “fue un error”, pero añadió también que “hubo un aliento de los intendentes a llevarlo adelante”. Además, pronosticó que “la cosa aún no terminó”.

“La cosa viene mal, vienen de una revuelta policial donde quisieron debilitarlo fuertemente a Kicillof”, insistió el auditor de la AGN.

Por último, se refirió a las estadísticas por parte del Gobierno bonaerense sobre las personas contagiadas y fallecidas por Covid-19, lo que reveló la muerte de 3.583 personas más que los conocidas hasta ahora. “Tienen que explicarlo”, sentenció el ex candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio.


La Nación

Comments are closed.