El Gobierno aún no mandó el proyecto de ley. Los pro aborto creen que tienen los votos para sancionarlo y están dispuestos a pedir que se trate el suyo. La presión al Senado.

Sergio Massa recibirá este jueves en reuniones separadas a referentes de la campaña a favor del aborto legal y a los de Unidad Provida, la principal ONG que lo rechaza, para escuchar sus impresiones sobre un posible proyecto de Alberto Fernández, que prometió en campaña pero nunca envió. 

En el oficialismo aún no tienen claro si lo girará al Congreso en estos días y en la Casa Rosada insisten en que cumplirá su promesa antes de fin de año, pero nadie sabe bien cómo y cuándo. 

A las 12 horas, los representantes de la campaña le reclamarán precisiones a Massa, con la advertencia de que si no las tiene están dispuestos a repetir el protocolo que era habitual hace unos años: abrir una comisión con un presidente afín y tratar el proyecto que presentan cada año y siempre tiene estado parlamentario. 

En esta oportunidad no sería una tarea difícil porque las comisiones a las que fue girado son presididas por diputadas que apoyan la ley como Cecilia Moreau (Legislación general), Mónica Macha (Mujer y diversidad), Carolina Gaillard (Legislación Penal) y la radical Roxana Reyes (Familia). 

Pero las promesas incumplidas de Alberto desorientaron a legisladores y militantes verdes. Esperaron en vano que enviara al proyecto o al menos comunicara si había cambiado de opinión, pero no pasó ni una cosa ni la otra: el 28 de septiembre reiteró en un tuit que mantenía su compromiso de campaña, pero a menos de un mes de terminar el período ordinario de sesiones nunca llegó. 

La secretaria legal y técnica Vilma Ibarra asegura tenerlo escrito, la asesora presidencial Dora Barrancos anunció hace 15 días que estaba al llegar pero el jefe de Gabinete Santiago Cafiero tuvo que aclarar que todavía falta. Nadie sabe cuanto. 

Barrancos y la ministra de Mujeres y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, participan de la redacción pero la demora empezó a agotar la paciencia de las diputadas, sobre todo porque el proyecto del Gobierno podría tener más elementos de consenso que el presentado el año pasado por la campaña, que no contempla muchos aspectos de la media sanción de 2018 como la objeción de conciencia de los profesionales y las “conserjerías” para asistir a las mujeres con embarazos no deseados. 

Este miércoles, hubo pañuelazos verdes a la tarde en todas las provincias, como presión a una reunión con Massa que lejos estará de ser decisiva. “Queremos saber cuál es la agenda. Una opción que nos dijeron es que se prolonguen las sesiones ordinarias en diciembre y así no es necesario que el presidente llame a extraordinarias por decreto. Pero necesitamos certezas”, explicó a LPO una de las referentes de la campaña, donde tienen buenas expectativas de conseguir la ley si llegara a tratarse.

Aseguran que están los votos para aprobar la ley en Diputados y hasta confían en alcanzarlos en el Senado, la prueba de fuego después del rechazo de 2018. En esa Cámara la alerta está encendida entre los celestes, con el jefe del oficialismo José Mayans a la cabeza junto a la radical Silvia Elías de Pérez: activaron los grupos de chats y creen mantener el número para volver a frustrar la norma. 

“Todavía somos mayoría; estamos trabajando en el tema para resistir”, confiaron desde ese bunker de la cámara alta. Igual de activos están los referentes de Unidad Provida, que la semana pasada supieron de una reunión de Massa con los verdes y exigieron ser recibidos. 

Lo verán por la tarde con una consigna: además de su rechazo a la ley por considerar que el niño es tal desde su concepción, acusarán al Gobierno de querer aumentar la demanda médica en plena época de pandemia por el coronavirus. Le regalarán una carpeta con sus conclusiones y un libro de Guadalupe Batallan, miembro de Frente Joven, sobre el debate de hace dos años.

“Massa tiene una oportunidad grande porque el Frente Renovador aportó muchos votos para rechazar la ley con una referente como la diputada Vanesa Massetani. Puede ser la voz oficialista nuestra, la única posible”, confiaron referentes celestes. 

Los verdes no creen real el argumento de la demanda médica, que también expresó el jefe de los senadores de Cambiemos Luis Naidenoff en una entrevista televisiva. “Es un falso dilema. El aborto clandestino ocupa 50 mil camas de hospitales públicos. Y en las primeras semanas de gestación se usan medicamentos y no un quirófano”, señalaron desde la campaña, que asistirá a la reunión junto a la diputada Macha.

Claro que no todos los ministros de salud de las provincias piensan igual y más de uno se lo haría saber a Ginés González García en las reuniones periódicas del Consejo Federal de Salud. La última vez que se habló del aborto fue en marzo, antes de la pandemia, cuando el ministro les anticipó que incluiría una cláusula de “objeción de conciencia institucional”, para que las clínicas privadas cercanas a la iglesia no se vean obligadas a realizarlo. Vilma Ibarra no estaba de acuerdo. 

Recién después de la reunión los verdes emitirán un comunicado, con algún detalle del plan de acción que tal vez sirva para presionar a Alberto, cuyas dudas son motivo de toda clase de especulaciones. Por caso, hay quienes creen que Cristina Kirchner, que votó a favor en 2018 pero luego pidió no discriminar a los celestes, prefiere postergar el debate para 2021, porque no está convencida de que el panorama en el Senado sea tan claro. 

De hecho, algunas legisladoras verdes encargadas de la negociación habían sugerido que el proyecto se enviara a esa Cámara, pero la última respuesta oficial fue que preferían empezar con un triunfo seguro en Diputados y esperar que suerte tenían en la casa de las provincias. 

Los tiempos urgen. Aunque se prolonguen las sesiones ordinarias hasta el último día del año, en diciembre hay sólo una semana con 5 días hábiles y en el Senado se requieren 7 días para llevar un dictamen al recinto. Además, el presidente de la Comisión de Salud es el radical Mario Fiad y está en contra. Cristina debería negociar una agenda con él. Si se trata la ley. 

LPO

Leave A Reply