“Vos siempre con esos análisis tan brillantes que nos iluminan”, le habría dicho el expresidente, un mensaje envenenado que la fundadora de ARI solo entendió cuando cortó la comunicación.

Elisa Carrió colgó el teléfono y se quedó pensando. “Se dio cuenta de que Mauricio la había cargado”dijeron dirigentes de la Coalición Cívica-ARI que escucharon el relato de su jefa política sobre aquel diálogo con Mauricio Macri que derivó en ruptura pública, al menos del fin de la cálida relación personal que supieron tener hasta hace poco.

La duda quedó flotando luego de que, en plena entrevista para LN+, la líder de la CC-ARI contara esta semana que no habla más con el expresidente, porque -detalló- “fue grosero y me faltó el respeto”. ¿Qué fue lo que ocurrió? Según coinciden desde algunos despachos legislativos, Carrió conversaba con Macri sobre su regreso al ruedo mediático y las causas judiciales que lo involucran, cuando el expresidente combinó la ironía con el fastidio. “Vos siempre con esos análisis tan brillantes que nos iluminan”le habría dicho el expresidente, un mensaje envenenado que la fundadora de ARI solo entendió cuando cortó la comunicación.

Hubo un segundo llamado, coinciden las fuentes, mucho menos amable, que derivó en el “Macri ya fue” y la posterior foto con Horacio Rodríguez Larreta con las que Carrió devolvió gentilezas en la escena mediática.

“Mauricio puede volver a ser candidato si la gente lo perdona. Pero ahora llama por teléfono y radicaliza a los propios, no ayuda”, analizaba otro miembro de la CC-ARI al tanto de los pasos del expresidente, a quien de todos modos Carrió reconoce por haberse convertido “en Marcelo T. de Alvear”, primer no peronista al terminar su mandato como presidente desde que el radical finalizara el suyo, en 1928.

Más allá de la distancia con Macri y su declamada cercanía con Rodríguez Larreta, Carrió ya le avisó a sus colaboradores más cercanos que ni bien la pandemia se lo permita, volverá a recorrer el país para atraer voluntades hacia el espacio opositor. “A ella le encanta la rutina del viaje, la ruta, el acto, la comida posterior”, explicaron cerca de la exdiputada, sin aclarar si lo hará otra vez como candidata. “Está pensando en 2023, y el país puede cambiar mucho en pocos meses”, afirman, misteriosos, desde el entorno de la exlegisladora.

La Nación

Leave A Reply