El intendente tendría decidido decretar el cierre temporario de todo lugar de acceso público desde este jueves. Al mismo tiempo, no se restringirá el ingreso de personas a la ciudad como sí lo hacen localidades vecinas.

En estas horas el intendente Javier Martínez estará ampliando algunos de los decretos vinculados con las restricciones dispuestas por la emergencia sanitaria y en ese contexto se analiza el cierre de bares, restaurantes, confiterías y todos los lugares para el esparcimiento público; aunque se descartan medidas que sitien a Pergamino como pasa, por ejemplo en San Nicolás, donde se prohíbe el ingreso de personas que no residan en esa localidad.

De acuerdo a lo que pudo saber LA OPINION, las nuevas normativas directamente se tomarán para evitar la circulación de personas en este tipo de lugares dado que la idea del Ejecutivo es que permanezcan cerrados los espacios tales como bares donde hay tránsito y permanencia constante de gente.

Sobre este punto en particular, en caso de que las medidas se establezcan desde este jueves, como confirmaron a este medio, la movilización de personas se reducirá por completo y es quizás una de las cuestiones que venían solicitando los comerciantes del sector que estaban abiertos pero con escasa afluencia de clientes.

No sitiar la ciudad

Localidades vecinas como Rojas, Arrecifes y San Nicolás decretaron medidas extremas como el establecimiento de personal policial en los accesos, la imposibilidad de transitar en la vía pública y una constante vigilancia de las fuerzas vivas para que quienes no tengan necesidad forzosa de hacerlo no salgan de sus casas.

Y si bien en Pergamino los controles son importantes, sumando las nuevas medidas que se adoptarán a la brevedad, la seguridad es que no se sitiará porque “al estar atravesados por rutas nacionales se tornaría imposible de hacerlo”, confiaron desde el Municipio ante la consulta que hizo LA OPINION.

La Opinión

Leave A Reply