El Padre Aníbal, de la Iglesia San Cayetano, conoce la realidad social de Pergamino como nadie. “La vida en los barrios pobres se pasa en la calle, por eso es difícil esto de ‘quedate en casa'”.

“Estamos viviendo una cuarentena a puertas abiertas, desde la parroquia, nosotros nos quedamos en el barrio porque las casas, la mayoría de las veces, son precarias, no tienen lo necesario. Tenemos los ancianos mezclados con los chicos, y la vida, en los barrios pobres, la pasan en la calle así que es muy difícil esto del “quedarte en casa”. Hoy estamos iguales, la mayor pobreza que tenemos es la amenaza del virus, en donde nos iguala. Todos estamos en riesgo acá”, comenzó contando el Padre Aníbal, que trabaja en los barrios 12 de Octubre, Güemes, y más.

“Hoy la cuarentena es sostener afectivamente la tensión  que esto provoca, los chicos si bien están asistidos por el centro comunitario, donde les dan el almuerzo, son almuerzos, no más. En mi barrio tengo gente que es trabajadora. La solidaridad en nuestro país es muy rara, no es momento de aumentar precios, es momento de que todos comamos y nos sostengamos entre todos. La falta de conciencia no está en mi barrio, la falta de conciencia está en personas formadas. Yo decidí quedarme a puertas abiertas en la parroquia, porque no podría soportar que estén golpeando la puerta para comer y yo encerrado adentro. Hoy me toca estar con mi gente, con el riesgo, pero tomando los recaudos necesarios. Hay personas que en buena fe, se van solidarizando, entonces la bolsa de papá, de cebolla, se queda en casa. Y al menos un poco, se llevan para tener el guiso de la noche, porque la comida al mediodía la tienen en el céntrito. Otro tema, es el del gas, el del agua. Hay mucha gente, panaderías, verdulerías, que están colaborando con recursos para esta ayuda inmediata, la sistemática la está llevando adelante el estado, que nos pidió colaboración para ir elaborando las listas de las familias, para luego acotejar con el registro único, para ver si están asistidas o no”, conversó con Radio Criterio 88.1.

“Otra preocupación, en mi barrio, con el tema del consumo problemático, justamente problemático, porque para conseguirlo hay que generar. Entonces a mi, me preocupa el tema de la abstinencia, por eso, el centro barrial sigue abierto, porque los pibes necesitan descomprimir la ansiedad que les provoca esto del encierro, y la otra, si bien somos hijos del rigor, la presencia policial, todo eso, a veces genera un poco de incomodidad en el barrio, cuando el problema, no empezó por el barrio. Los jóvenes que están en situación de consumo, se pone complicado. Yo lo planteaba en una reunión que tuvimos con Lucas Marino Aguirre, de acción social y junto con actores barriales, y algunos concejales, donde se tocó este tema, entre otros. La conclusión que se llegó, fue trabajar en un registro único, y empezar a hacer un nexo con acción social para la ayuda inmediata. La situación no está solamente al que no tiene trabajo, si no al que lo tiene y lo que recibe formalmente no le alcanza, mucho más también a aquellos que están fuera de lo formal”

“Esto dejó en manifiesto que, la pobreza es estructural que no es una cuestión de un gobierno de turno, de un porcentaje, de un índice, la pobreza es visible y por eso hay que hacer visible esto”, cerró.

Leave A Reply