En base al aumento del Ritmo de Transmisión y a las medias móviles de infecciones y muertes, investigadores brasileños aseguraron a través de un informe que la segunda onda ya llegó a pesar de que las autoridades lo nieguen.

Aumentó la tasa de contagios de coronavirus en Brasil, que superó los 170.000 muertos.

El índice de transmisión del coronavirus en Brasil llegó este martes a su nivel más alto desde mayo, el mismo día en el que el gigante sudamericano superó las 170.000 muertes, en tanto un informe elaborado por científicos locales indica que el país ya se encuentra en la segunda ola de la pandemia.

De acuerdo con el Imperial College de Londres, la tasa de contagio o Ritmo de Transmisión (RT) se elevó a 1,3, lo que indica que cada 100 personas infectadas se contagian otras 130, informó la agencia de noticias Ansa.

El índice había mostrado una baja persistente en septiembre cuando se ubicó debajo de 1, pero desde fines de octubre recobró su intensidad y en lo que va de este mes volvió a situarse por encima de 1 y todo indica que este aumento se estableció como tendencia.

El RT divulgado este martes echa a la luz que la tasa de contaminación actual es más alta desde el 17 de mayo.

En base al aumento del RT y a las medias móviles de infecciones y muertes, investigadores brasileños aseguraron a través de un informe que la segunda onda ya llegó a pesar de que las autoridades lo nieguen.

Es posible afirmar “con un alto grado de seguridad que una segunda onda de crecimiento de la pandemia ya se inició (..) la situación se deterioró fuertemente en las últimas dos semanas”señaló el informe.

El documento indica que el “aumento explosivo” de la circulación del virus se debe a la falta de una “política central coordinada y eficaz” contra la pandemia y la “falta de un testeo sistemático con el rastreamiento de todos los casos”.

El diario Estado de San Pablo reveló que unos 6 millones de tests para el coronavirus permanecen almacenados en un depósito del gobierno federal que debería haberlos enviado a los estados y municipios.

El presidente, Jair Bolsonaro, declaró que si los test no fueron enviados esto se debe a que los Gobiernos estatales fueron omisos.

Mientras tanto la entidad que nuclea a las secretarías de salud de los estados responsabilizó al Gobierno nacional por almacenar los test y no distribuirlos, y consideró que es una actitud de consecuencias “gravísimas”.

En su última actualización de los datos oficiales, el Ministerio de Salud brasileño informó que en las últimas 24 horas fueron registrados 630 fallecimientos, lo que eleva a 170.115 el total de muertes hasta la fecha.

El número de casos confirmados aumentó en 31.100 y ya son 5.476.018 los brasileños infectados por el SARS-Cov-2 desde que empezaron a registrarse contagios el pasado mes de marzo, reseñó la agencia de noticias Sputnik.

Por otra parte, se detectó un “excesivo número de muertes por Síndrome Respiratorio Agudo Grave” que no siempre son reportadas en las estadísticas de las víctimas de Covid-19.

El gigante latinoamericano es el tercer país del mundo en contaminados y el segundo en fallecimientos con más de 170.000 víctimas fatales.

Télam

Leave A Reply