El Dr. Rodolfo Migliaro analizó la situación de las cárceles bonaerenses. “Era una bomba de tiempo”.

“Me mandaron imágenes del motín de Florencia Varela, espantoso realmente, pero era esperable. Esto era un bomba de tiempo, era sabido que iba a pasar. La superpoblación carcelaria fue el tema que dio origen a toda una serie de cuestionamientos, debates y reformas al código de procedimiento federal, que adelantaron dos artículos para tratar de que se eviten prisiones preventivas que no sean de utilidad”, comenzó analizando el Dr. Rodolfo Migliaro en diálogo con el ciclo SinRodeos conducido por Pedro Rossi, emitido por Radio Criterio FM 88.1.

“Evidentemente la población carcelaria está altísima, 47000 detenidos, anunciaron la salida de 400 con pulseras, pero no hay pulseras. Si bien los internos se resguardaron, no quisieron visitas para no contagiarse y los que llevan el virus es el servicio penitenciario, es un círculo vicioso que no termina.El estado sanitario no es muy adecuado y con mucho más complicado. Acá aparentemente se  sospecha, que el virus se podría propagar a través de las encomiendas, porque como no ingresa nadie. Es una cosa difícil de controlar”, agregó Migliaro.

Con respecto a los reclamos en las cárceles de Junín, Migliaro señaló: “Desde Florencia Varela, mandaron 8 detenidos al penal de Junín, y ahí se armó la rebelión. Están haciendo la cuarentena rigurosa y están trayendo gente de afuera, ese es el tema también. Un comentario que recibí, es que el hospital de Junín, no aceptaría presos con Coronavirus.  Eso fue después de que balearan y matara a Federico Rey, el interno de Florencio Varela, y quedaron bajo sumario administrativo 100 guardias carceles  por la muerte esa. Las decisiones la van a tener los jueces y pienso, estimo, que están especulando con que la pandemia se calme. De todas formas la buena voluntad de los jueces está

Leave A Reply